Actualizado 27/02/2006 06:17 CET

Australia.- El australiano hallado culpable de recibir dinero de Al-Qaida asegura que fue amenzado por estadounidenses

SYDNEY, 27 Feb. (EP/AP) -

El australiano Joseph Terrence Thomas, que ayer fue hallado culpable del delito de recibir dinero de la red terrorista Al-Qaida de Usama Bin Laden, recurrirá el veredicto porque asegura que fue amenazado por autoridades estadounidenses y paquistaníes.

El abogado de Thomas, Rob Stary, señaló que la acusación se basó en una entrevista que su defendido concedió a agentes federales australianos cuando fue detenido en Paquistán en 2003. Y añadió que el proceso fue corrompido porque Thomas había sido amenazado previamente por autoridades estadounidenses y paquistaníes.

Durante aquellas interrogaciones, según Thomas, fue amenazado con la ejecución y la deportación a la base militar estadounidense en la Bahía de Guantánamo, en Cuba, y con la violación de su esposa.

"No decimos que fuese amenazado por agentes australianos, pero el proceso entero estuvo contaminado desde el momento en que fue interrogado por autoridades paquistaníes y americanas", apuntó Stary.

Thomas, de 32 años, fue condenado por el Tribunal Supremo del Estado de Victoria de poseer una cuenta en la que, de forma intencionada y consciente, recibía fondos procedentes de Al-Qaida. Además, fue hallado culpable del delito de posesión de pasaporte falso, aunque el jurado le absolvió de otras dos acusaciones que podrían haber dejado mayor constancia de su relación con el grupo radical.

El australiano podría enfrentarse ahora a una pena de un máximo de 25 años de cárcel por recibir fondos de un grupo terrorista y dos más, o una multa de 5.000 dólares australianos (3.114 euros), por falsificación de pasaporte.

La acusación alegó que Thomas, musulmán converso y antiguo taxista en Melbourne, estuvo en 2001 en un campo de entrenamiento de Al-Qaida en Afganistán. Allí, un miembro de la organización identificado como Khaled Bin Attash dio a Thomas 3.500 dólares americanos (unos 2.947 euros), según la acusación.