Publicado 06/07/2020 11:28:15 +02:00CET

Australia cierra la frontera entre los estados de Victoria y Nueva Gales del Sur por el repunte de casos en Melbourne

Trabajadores sanitarios hacen frente al coronavirus en Melbourne.
Trabajadores sanitarios hacen frente al coronavirus en Melbourne. - AAPIMAGE / DPA

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El repunte de los casos de coronavirus en la ciudad australiana de Melbourne ha llevado al Gobierno a anunciar este lunes el cierre de la frontera entre los estados de Victoria y Nueva Gales del Sur, lo que supone la primera medida de este tipo tomada desde que comenzó la pandemia.

El cierre se hará efectivo a las 11.59 de la mañana (hora local) del martes, si bien se podrán obtener permisos para atravesar la frontera a partir de ese mismo día, tal y como ha informado el diario 'The Sydney Morning Herald'.

La decisión ha sido tomada después de que Victoria constatase 127 casos de COVID-19 y ante la posibilidad de que el foco de infección en Melbourne provoque una segunda ola de contagios. Además, las autoridades sanitarias han alertado de que se han detectado dos posibles casos en la ciudad fronteriza de Albury, lo que ha hecho saltar todas las alarmas.

Si bien aquellos que viajen desde Melbourne serán sometidos a restricciones desde este mismo lunes, los residentes de Nueva Gales del Sur que quieran regresar a sus casas desde Victoria tendrán que someterse a una cuarentena de 14 días a partir del miércoles.

En total, el estado de Victoria ha alcanzado los 2.660 contagios con 22 muertos desde el inicio de la crisis sanitaria, mientras que en Nueva Gales del Sur han sido 3.429 los infectados y 49 los muertos. El país ha registrado 106 decesos por COVID-19 desde el pasado mes de febrero.

Hasta el momento las autoridades del país se habían mostrado reacias a cerrar la frontera entre los dos estados, los más poblados del país, para evitar graves consecuencias económicas. Sin embargo, un repunte de los casos ha provocado el cierre de doce áreas de la capital de Victoria, Melbourne, lo que ha llevado al Gobierno a replantearse la medida.

Aunque Australia ha sido uno de los países que mejor ha lidiado con la pandemia y ha logrado mantener el número de casos por debajo de los 9.000, el repunte en Victoria muestra lo difícil que es erradicar el virus sin una vacuna.

Para leer más