Actualizado 19/12/2012 18:57

Las autoridades israelíes aprueban la construcción de un nuevo barrio en Jerusalén Este

Asentamientos judíos en Jerusalen este
BAZ RATNER / REUTERS

Netanyahu se compromete a seguir adelante con los nuevos asentamientos a pesar de las críticas de la comunidad internacional

JERUSALÉN, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Comité de Edificación y Planeamiento del distrito de Jerusalén ha aprobado este miércoles un plan que prevé la construcción de un nuevo barrio judío compuesto por más de 2.600 viviendas en la zona sur de Jerusalén Este, cerca de la denominada Línea Verde, que separa los territorios palestinos de Israel, ha informado el diario 'Haaretz' en su edición digital.

Las más de 2.600 viviendas serán construidas en el nuevo barrio Givat Hamatos, en el que ahora se ubican viviendas móviles en las que residen inmigrantes etíopes. El barrio está cerca de Har Homa, una zona edificada en 1997 por decisión de Benjamin Netanyahu en su primera etapa como primer ministro israelí. La zona en la que se construirán las nuevas viviendas está en el sur de Jerusalén pero se considera dentro del sector oriental porque está sobre la Línea Verde.

El Comité de Edificación y Planeamiento de Jerusalén tenía previsto haber debatido el martes un proyecto para edificar otras 900 viviendas en esta misma zona pero las deliberaciones se aplazaron. El comité aprobó ayer un plan para construir cientos de viviendas para ciudadanos árabes en el barrio Beit Safafa en Jerusalén. Activistas palestinos e israelíes de izquierda han denunciado que el objetivo de este proyecto es introducir un barrio árabe dentro de uno judío para hacer más difícil que Jerusalén pueda ser dividida en el futuro.

La aprobación de las más de 2.600 viviendas en el nuevo barrio de Givat Hamatos ha llegado dos días después de que una subcomisión del Comité de Edificación de Jerusalén diera luz verde a la construcción de 1.500 inmuebles en el barrio de Ramat Shlomo en Jerusalén Este.

Estos dos planes han sido estudiados dos semanas después de que el Gobierno israelí anunciara la edificación de 3.000 viviendas en Cisjordania, una decisión que provocó duras críticas de la comunidad internacional por considerarla una represalia por la aprobación del estatus de Estado observador no miembro para Palestina por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El plan para la expansión del barrio de Ramat Shlomo fue aprobado en marzo de 2010, coincidiendo con la visita a Israel del vicepresidente estadounidense, Joe Biden, lo que derivó en una crisis sin precedentes entre los Ejecutivos israelí y norteamericano. A causa de ese enfrentamiento, el Gobierno israelí decidió suspender la ampliación de Ramat Shlomo.

Este miércoles, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha querido dejar claro que continuará con sus planes para construir más viviendas en Cisjordania, incluido Jerusalén Este, parte esencial del futuro Estado palestino.

Además de las viviendas aprobadas a comienzos de diciembre, la prensa israelí ha informado de que las autoridades han autorizado este miércoles la construcción de más de 2.600 viviendas en Jerusalén Este. El Gobierno israelí tomó el control de Jerusalén en la guerra de 1967 y se anexionó la ciudad como capital de su Estado, aunque este movimiento no ha sido reconocido por la comunidad internacional. Los palestinos pretenden que Jerusalén sea la capital de su futuro estado, integrado por los territorios de Cisjordania, que incluye la ciudad santa, y la Franja de Gaza.

"Vamos a construir en Jerusalén para todos los residentes. Es algo que han hecho los gobiernos anteriores y es algo que mi gobierno continuará haciendo", ha subrayado Netanyahu, en un encuentro con embajadores extranjeros, según ha informado Reuters.

"Jerusalén ha sido la capital del pueblo judío durante 3.000 años", ha afirmado. "Imagínense que ustedes limitaran las construcciones en su propia capital. No tendría sentido", ha dicho, dirigiéndose a los representantes diplomáticos.