Actualizado 17/12/2013 22:22

El bloqueo israelí sobre Gaza obliga a emplear carros tirados por burros para mantener la recogida de basura

JERUSALÉN, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La escasez de combustible provocada por el bloqueo impuesto por Israel a la Franja de Gaza ha obligado a suspender las rutas de recogida de basura con camiones y, en su lugar, han salido a las calles carros tirados por burros para recoger los residuos.

El ministro de Administración Local del gobierno de Hamás en la Franja de Gaza, Mohammad al Farra, ha explicado este domingo que un total de 70 camiones de recogida de basura no han podido realizar sus rutas habituales debido a la falta de combustible, según recoge la agencia de noticias palestina Maan.

En su lugar, han salido a la calle "medios primitivos, como burros" para transportar las 1.700 toneladas de residuos sólidos que se generan a diario en toda la Franja de Gaza, ha indicado Al Farra.

El propio ministro del gobierno islamista de Gaza ha reconocido que el empleo de burros no es lo más adecuado y que podría provocar problemas de salubridad importantes. Por eso ha realizado un llamamiento a las ONG extranjeras que operan en la zona para que ayuden a los ayuntamientos, encargados de la recogida de basuras.

Al Farra ha denunciado la resposnabilidad de la Autoridad Palestina, que controla Cisjordania, por colaborar con el bloqueo impuesto por Israel a la Franja de Gaza con su apoyo al cierre de los túneles de contrabando excavados bajo la frontera con Egipto y con los altos impuestos con los que está gravado el combustible.

Responsables de los propios municipios del enclave palestino han explicado en declaraciones a Maan que las gasolineras de toda la Franja de Gaza se están quedando sin combustible. Sin embargo, se necesitan unos 150.000 litros de diésel al mes para mantener operativos los camiones y otros 700.000 para mantener las instalaciones de la red de agua y alcantarillado.

A mediados del mes pasado dejaron de funcionar varias plantas de procesamiento de aguas residuales de la Franja de Gaza también debido a la falta de combustible, con lo que las aguas fecales inundaron las calles de algunas localidades palestinas. También la única central eléctrica de la Franja de Gaza también funciona con diésel.

El bloqueo fue impuesto por Israel en 2006 con la colaboración de Egipto en represalia la toma del poder en la Franja de Gaza por parte del grupo islamista Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás). Desde entonces se ha mantenido con algunos periodos de mayor o menor dureza que provocan crisis humanitarias periódicas entre los 1,5 millones de palestinos que viven en el enclave.