Actualizado 01/12/2015 13:25 CET

Bruselas aprueba programas de ayuda por 350 millones para refugiados sirios en países vecinos

Refugiados kurdos sirios cruzan hacia Turquía cerca de Kobani
IVOR PRICKETT/ACNUR

BRUSELAS, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha aprobado este martes programas de ayuda por valor de 350 millones de euros para el apoyo y atención de los refugiados sirios que han escapado a países vecinos como Irak, Líbano, Jordania y Turquía.

El objetivo es cubrir las necesidades más urgentes de cerca de 1,5 millones de sirios, a través de iniciativas en el marco de la educación, la sanidad y el desarrollo local.

Los fondos proceden del Fondo fiduciario creado hace un año para los refugiados sirios al que el Ejecutivo comunitario ha aportado 570 millones y los Estados miembros --15 en total-- apenas han sumado 40 millones en total, lo que eleva a 610 millones los recursos del instrumento.

"La guerra en Siria es la mayor crisis humanitaria que hemos encarado en décadas y tenemos el deber de proporcionar apoyo a los refugiados y a las comunidades que les han acogido", ha indicado la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, en un comunicado.

El comisario de Política de Vecindad, Johannes Hahnh, ha explicado en una rueda de prensa que el desembolso anunciado este martes se destinará a programas "que deben ser implementados este mismo año", por lo que, en el caso de Turquía, es un apoyo que se sumará a los 3.000 millones de euros que le ha prometido la UE para los refugiados a partir de enero del próximo año.

La mayor partida, 140 millones, financiarán medidas educativas en Turquía, Líbano y Jordania, con el objetivo de escolarizar a 172.000 niños sirios en campamentos de refugiados, mediante planes para acelerar el aprendizaje, la atención temprana y actividades de protección. Cerca de 600.000 menores refugiados en estos países no están escolarizados, según datos de la Comisión.

Otros 130 millones de euros costearán programas de desarrollo local y adaptación, de cara a atender la necesidad urgente de mejorar las oportunidades económicas de los refugiados y las comunidades más vulnerables que les acogen.

Habrá también 55 millones de euros para medidas sanitarias que permitan el acceso a los cuidados médicos, incluido el apoyo psicológico y la protección contra la violencia sexual.

Finalmente, 25 millones se han reservado para programas para abastecer de agua, servicios de higiene y sanitarios a los refugiados.