Bruselas estudia la compatibilidad de la nueva Constitución húngara

Actualizado 03/01/2012 17:11:09 CET

BRUSELAS, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea estudia "la compatibilidad" con el Derecho comunitario del texto de la nueva Constitución aprobada por el Gobierno húngaro --que entró en vigor este domingo y cuya traducción se ha recibido este martes--, aunque ha insistido en sus "dudas" sobre si se respetan aspectos como la independencia del sistema judicial o del Banco Central húngaro, entre otros.

Unos 30.000 húngaros protestaron este lunes en Budapest contra el Gobierno y su nueva Ley Fundamental porque consideran que debilita las instituciones democráticas y fortalece el poder del partido gobernante, el Fidesz. Las nuevas leyes restringen la jurisdicción del Tribunal Constitucional en cuestiones esenciales como los presupuestos, reorganizan el sistema electoral para que favorezca a Fidesz y podrían reducir la independencia del Banco Central.

"Tenemos un problema con esta legislación (...). Ahora que las leyes se han adoptado, tenemos la obligación de analizar el texto jurídico y, si constatamos una violación del Tratado comunitario, abrir una procedimiento de infracción. Lo evaluaremos en los próximos días", ha explicado el portavoz de la Comisión, Olivier Bailly, en rueda de prensa. "Para nosotros, son potencialmente incompatibles con el Derecho comunitario", ha insistido.

Bruselas ha confirmado que ha recibido esta mañana la traducción del texto normativo y que está analizando si sus preocupaciones "se han tomado en cuenta", tras indicar que las autoridades húngaras le han remitido una respuesta y han planteado "algunas enmiendas" y que confía en presentar su evaluación final "lo antes posible".

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, escribió dos cartas al primer ministro húngaro, Viktor Orban, los pasados 6 y 25 de diciembre para transmitirle la "preocupación" del Ejecutivo comunitario por el nuevo paquete que consta de 30 leyes, ha precisado el portavoz.

La comisaria de Justicia, Viviane Reding, también envió una misiva a su homólogo húngaro en diciembre para trasladar las "dudas" de Bruselas sobre la independencia del sistema judicial a causa de la nueva normativa, y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, hizo lo propio sobre "un número de disposiciones que podrían haber planteado problemas", como "el cambio de estatus jurídico del Banco Central húngaro", porque los tratados de la UE exigen que éstos, al igual que el Banco Central Europeo, "sean independientes" y "no pueden recibir instrucciones de las autoridades nacionales del país".

"Es muy difícil para nosotros pensar que las leyes puedan adoptarse sin poner en peligro esta independencia", ha precisado Bailly, recalcando que Barroso "ha insistido en que el principio de la independencia sea respetado".

DISCUSIONES SOBRE AYUDA FINANCIERA, EN EL AIRE

A causa del impacto negativo de la nueva norma constitucional en la independencia del Banco Central húngaro, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) decidieron suspender a mediados de diciembre las "discusiones preliminares" con el Gobierno húngaro sobre una posible ayuda financiera preventiva solicitada por Budapest. Aún no han decidido si iniciarán las "discusiones formales" en enero, como estaba inicialmente previsto, ha explicado el portavoz comunitario.

Bailly ha confirmado que el Gobierno húngaro ha solicitado una discusión "la próxima semana" en Washington para hablar de la ayuda financiera internacional, pero ha aclarado que la UE todavía no ha tomado una decisión al respecto por "la falta de certidumbre sobre el marco legal del Banco Central húngaro". "No hemos tomado una decisión todavía. Estamos en estrecho contacto con el FMI", ha insistido.

LEY DE MEDIOS

A pesar de las críticas a la nueva ley de medios introducida en el país y la decisión de Budapest de renovar la licencia para la opositora Club Radio, otro portavoz comunitario ha precisado que la decisión no ha sido notificada "formalmente" y ha reconocido que no cree que tengan margen para intervenir sobre la base de la normativa comunitaria sobre el espacio radioeléctrico. "No creo que exista un fundamento para intervenir sobre la base de las normas relativas al espectro", ha precisado.

La comisaria europea de Sociedad de la Información, Neelie Kroes, sigue "muy preocupada por si hay una violación de la libertad de expresión y de prensa en Hungría" y estudia de manera "general" la situación de la libertad de expresión y el pluralismo mediático a fin de intervenir "si hay cualquier indicio" de que se socavan estos principios.

La Comisión Europea ya obligó a Hungría a modificar la anterior ley de medios que aprobó hace justo un año. La conocida como la 'ley mordaza' exigía una cobertura equilibrada de la información a todos los proveedores audiovisuales, incluidos los blogs, preveía multas incluso para medios de comunicación extranjeros que no respetaran este principio y obligaba a todos los medios a registrarse.