Publicado 23/06/2021 15:39CET

La Cámara de Diputados de Bolivia aprueba la ley que da el mando de la Policía al ministro de Gobierno

Archivo - Un vehículo de la Policía de Bolivia.
Archivo - Un vehículo de la Policía de Bolivia. - POLICÍA DE BOLIVIA - Archivo

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Diputados de Bolivia ha aprobado en la madrugada de este miércoles, y tras doce horas de debate, el proyecto de ley que da el mando de la Policía al ministro de Gobierno, actualmente Eduardo del Castillo, del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Según un comunicado emitido por la Cámara Baja del Parlamento boliviano, donde el MAS tiene la mayoría, la Ley de la Carrera de Generales y Ascenso de Policías consta de 38 artículos.

El más cuestionado ha sido el 11, el que da el mando al ministro de Gobierno, que se ha aprobado con modificaciones y señala en su primer párrafo que la Policía depende "de la presidenta o presidente del Estado por intermedio de la ministra o ministro de Gobierno, de conformidad a lo establecido en el Artículo 252 de la Constitución, de acuerdo a la conformación del Mando Policial en conformidad a las disposiciones legales del Estado Plurinacional de Bolivia".

Así, la cadena de mando fija una escala con cuatro niveles: ministro de Gobierno, comandante general, subcomandante y suboficial del Estado Mayor. El texto se dirige ahora al Senado de la nación andina, también con mayoría del MAS.

La oposición y representantes de la Policía han criticado ampliamente el proyecto de ley, argumentando que implica "una instrumentalización" del cuerpo por parte del Gobierno, que "asumiría su control" y que es "inconstitucional", respectivamente.

Además, acusan al Ejecutivo boliviano de aprobar la ley buscando "revancha" y que se trata de una "reacción" a la crisis política de 2019, cuando la Policía se replegó en el conflicto que derivó en la renuncia de Evo Morales.

Por su parte, Del Castillo ha minimizado el rechazo que ha generado el proyecto de ley y ha asegurado que "solamente son un grupo de 20 a 30 personas, un grupo aislado de la Policía", según ha recogido el diario 'La Razón'.

Por ello, ha insistido en que la ley se ha elaborado en colaboración con los agentes y que el Gobierno no piensa dar marcha atrás, al tiempo que ha reafirmado que, aunque respeta la "posición política" de estos agentes, no la comparten "porque va en contra de la familia policial".

Para leer más