Camboya.- El dirigente de los Jemeres Rojos imputado por el Tribunal, dispuesto a revelar las atrocidades del régimen

Actualizado 01/08/2007 19:54:53 CET

PHNOM PENH, 1 Ago. (EP/AP) -

El ex director de una prisión de los Jemeres Rojos está dispuesto a testificar sobre las atrocidades cometidas por el régimen comunista que llevaron a la muerte de 1,7 millones de personas entre 1975 y 1979, según anunció hoy el Tribunal Especial encargado de juzgar a los antiguos responsables Jemeres.

Duch, de 64 años, también conocido como Kaing Guek Eav, se convirtió ayer en el primer dirigente de los Jemeres Rojos imputado por los crímenes cometidos por el régimen. Fue acusado y detenido por orden del Tribunal Especial integrado por magistrados camboyanos y extranjeros.

Duch dirigía la prisión S-21 en Phnom Penh, donde unos 60.000 presuntos enemigos del régimen fueron torturados antes de ser llevados a los "campos de exterminio" para ser asesinados cerca de la capital

"Está implicado en muchos documentos y varios testimonios", indicaron los jueces en su orden de detención, divulgada hoy en su página web. La orden indica que Duch ha admitido que dirigía la S-21 y que está "dispuesto a revelar los crímenes cometidos por los Jemeres Rojos".

El tribunal también anunció que uno de los dos abogados que se espera defienda a Duch es Francois Roux, un activista de Derechos Humanos de Francia conocido por formar parte de la defensa de Zacarias Moussaoui, el francés de origen marroquí condenado en Estados Unidos en relación con los atentados de 11-S. Roux, que tiene 30 años de experiencia, también ha defendido cuatro casos de genocidio en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda.

Duch, que dijo que no podía permitirse el pagar un abogado, eligió a Roux y a un abogado camboyano, Kar Savuth, de una lista reunida por el tribunal. Kar Savuth ha representado a Duch en los últimos ocho años mientras ha estado detenido en una prisión militar en Phnom Penh.