Actualizado 16/06/2007 11:21 CET

Camboya.- Human Rights Watch urge a los países donantes a que presionen al Gobierno camboyano

PHNOM PENH, 16 Jun. (EP/AP) -

La organización de defensa de los Derechos Humanos Human Rights Watch (HRE) urgió hoy los donantes extranjeros a que presionen al Gobierno de Camboya para que luche contra la corrupción, los registros ilegales y las expropiaciones de tierra por parte de los más ricos y poderosos del empobrecido país. Según la ONG, los donantes no deberían aceptar el incumplimiento de las promesas de reformas que el Gobierno del primer ministro camboyano, Hun Sen, hizo a cambio de ayudas de 450 millones de euros al año.

"Hun Sen continúan dando vueltas alrededor de los donantes, haciendo las mismas promesas vacías cada año y yéndose contentísimo", afirmó el director para Asia de HRW, Brad Adams, según un comunicado de la organización hecho público hoy.

Según Adams, los donantes deben enviar al Gobierno una señal sin ambigüedades de que debe cumplir sus promesas para luchar contra la corrupción desenfrenada, las expropiaciones de tierras y los registros ilegales, que han enriquecido sólo a los ya ricos y poderosos.

Está previsto que las autoridades del Gobierno se reúnan con los donantes extranjeros los próximos días 19 y 20 de junio para discutir propuestas de ayuda al desarrollo para Camboya, uno de l os países más pobres del mundo. Aproximadamente el 35% de los 14 millones de personas que viven en este país lo hacen con menos de 0,38 euros al día.

El año pasado, los donantes prometieron 451 millones de euros para Camboya, a pesar de las críticas de las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos sobre la situación en el país y la mala actuación del Gobierno en la defensa de estos derechos y la lucha contra la corrupción.

Desde entonces, los progresos en general de los compromisos del Gobierno "son lentos, mientas que algunas reformas prometidas se han paralizado", advirtió ayer Forum ONG, una organización de la que forman parte organizaciones no gubernamentales camboyanas.