5 de abril de 2020
 
Actualizado 28/02/2020 14:16:16 +00:00 CET

La UA y la CEDEAO no enviarán observadores a Guinea para la doble cita electoral

El presidente de Guinea, Alpha Condé
El presidente de Guinea, Alpha Condé - PRESIDENCIA DE GUINEA

La alianza opositora llama a los miembros del gobierno a dimitir e insta a los guineanos a seguir manifestándose

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Unión Africana y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) no enviarán observadores electorales para el referéndum constitucional y las parlamentarias que se celebran este domingo en Guinea, donde la tensión se ha recrudecido en los últimos días con protestas y un llamamiento al boicot de la oposición.

La primera en realizar el anuncio ha sido la CEDEAO. El organismo regional ha confirmado que estaba prevista para este viernes una visita al país de una "misión de buena voluntad" integrada por los presidentes de Níger, Issoufou Mahamadou --cuyo país ostenta la presidencia de turno--; de Nigeria, Muhammadu Buhari; de Ghana, Nana Akufo Ado; y de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré.

Dicha misión, ha precisado, preveía reunirse con el presidente de Guinea, Alpha Condé, para que les informara sobre los "preparativos" de la doble cita electoral del domingo. "Desgraciadamente tuvo que ser aplazada" por los compromisos electorales del mandatario, ha aclarado.

Así las cosas, la CEDAO ha anunciado que, teniendo en cuenta "ciertos factores que permiten suponer que la situación no está exenta de riesgos", "se le ha pedido renunciar a desplegar una misión de observación electoral". Por último, el organismo ha instado a "todas las partes a actuar para preservar la paz y la cohesión" en el país.

Posteriormente, el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, ha anunciado que se ha decidido "retirar la misión de observación desplegada" por el organización panafricana para la doble cita electoral.

Mahamat ha expresado su preocupación "por los últimos acontecimientos pre-electorales" en el país de África Occidental, "caracterizados por la continuación de una fuerte controversia en torno al censo electoral y la imposibilidad del despliegue de la misión de buenos oficios de cuatro jefes de Estado de la CEDEAO".

No obstante, la Comisión de la UA se ha mostrado dispuesta, "en concertación con la CEDEAO y en solidaridad con el Gobierno y todos los actores políticos y sociales de Guinea, a acompañar el proceso electoral conforme a los principios de la organización que regulan la observación de elecciones en África".

Condé ha convocado para este domingo las aplazadas elecciones parlamentarias, que deberían haberse celebrado a principios de 2019, y el referéndum para reformar la Constitución, que la oposición denuncia que busca anular la limitación de dos mandatos presidenciales, lo cual permitiría al presidente buscar su reelección en los comicios previstos para finales de este año.

Así las cosas, las principales organizaciones de la sociedad civil y la oposición han cerrado filas en torno al Frente Nacional para la Defensa de la Constitución (FNDC), que en los últimos meses ha venido organizando manifestaciones contra los planes de Condé de buscar un tercer mandato, y han anunciado su boicot a la votación.

Este jueves se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, que emplearon gases lacrimógenos, en Conakry, sin que haya datos de víctimas. Según Human Rights Watch (HRW), desde que comenzaron en octubre las protestas al menos 30 manifestantes han muerto en la represión policial.

PRIMERA DIMISIÓN EN EL GOBIERNO

Por otra parte, a última hora del jueves el ministro de Enseñanza Superior, Abdoulaye Yero Balde, presentó su dimisión y criticó que los "valores" del partido gubernamental, la Unión del Pueblo de Guinea (RPG), "se han visto relegados a un segundo plano".

La idea era que Condé fuera el "primer presidente en garantizar no solo una transición democrática y pacífica de poder, sino también en garantizar un clima de paz y estabilidad en nuestro país", lamentó Yero Balde, quien destacó que llevaba 30 años trabajando con Condé, histórico líder opositor bajo el mandato de Lansana Conté.

El mandatario ha confirmado la renuncia. "Hemos luchado durante mucho tiempo juntos por el interés de nuestra nación, por lo que lamento su abandono en pleno periodo de grave peligro para nuestra democracia", ha escrito Condé en su Twitter.

Tras esta primera fisura en las filas gubernamentales, desde la FNDC han instado a los miembros del Gobierno a "abandonar sus funciones mientras haya tiempo y unirse a su pueblo en su lucha contra la impostura" de Condé. "Haría así una elección razonable entre el futuro y el pasado con un hombre que se aferra a un poder ilegítimo", ha defendido la alianza opositora.

Igualmente, han vuelto a apelar a las fuerzas de seguridad así como a los miembros de la administración pública para que "se pongan del lado del pueblo". Por último, han instado a los guineanos a volver a salir a las calles este viernes.

Para leer más