Actualizado 17/12/2013 22:43 CET

Marcha-protesta de inmigrantes hacia Jerusalén contra la nueva ley israelí

JERUSALÉN, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Unos 200 inmigrantes que estaban retenidos en un centro de internamiento del sur de Israel han marchado este lunes con intención de llegar a la sede de la Knesset o Parlamento israelí en Jerusalén para protestar por la nueva legislación sobre inmigración que permite a las autoridades mantener a los inmigrantes retenidos de forma indefinida.

   Los inmigrantes han anunciado que no tienen intención de regresar por la noche al centro de detención Holot (Dunas), tal como se estipula en la normativa de este "centro abierto". Además, aseguran que todos los internos del centro, unos 500, están en huelga de hambre indefinida desde hace dos días, según recoge el diario israelí 'Haaretz'.

   El grupo ha partido esta mañana y ha recorrido los 60 kilómetros que separan el centro de la ciudad de Beersheba en medio del frío a pesar de que la mayoría cuenta sólo con ropa ligera y sandalias.

   La huelga de hambre comenzó hace dos días, cuando fueron trasladados desde Saharonim hasta el centro de Holot, recién inaugurado y situado en pleno desierto del Neguev. Al parecer otros 54 inmigrantes abandonaron el centro el pasado sábado y 40 más el domingo y aún no han regresado. Sin embargo, la legislación israelí prohíbe trabajar a estos inmigrantes.

   Se calcula que en Israel viven más de 50.000 inmigrantes africanos, la gran mayoría sudaneses y eritreos que han cruzado la frontera con Egipto en los últimos años buscando empleo. Muchos de ellos han solicitado asilo, por lo que la Knesset aprobó que puedan permanecer retenidos de forma indefinida en instalaciones como la de Holot hasta que se resuelva su petición de asilo o se apruebe su deportación.

   "Su objetivo es llegar a la Knesset y reclamar su libertad, ser reconocidos como refugiados", ha destacado un activista de Ayuda a Refugiados y Emigrantes, Cheska Katz, en declaraciones a Reuters.

Para leer más