China pide al Dalai Lama que respete el dogma budista de la reencarnación

Actualizado 05/07/2015 9:09:30 CET

PEKÍN, 10 Sep. (Reuters/EP) -

China ha instado este miércoles al Dalai Lama a que respete el dogma budista de la reencarnación, después de que el líder espiritual sugiriera en una entrevista a un diario alemán que podría ser la última persona en adquirir esta posición.

El Dalai Lama ha dicho al 'Welt am Sonntag' que la tradición de sucesión en el cargo de líder espiritual podría acabar con él, advirtiendo de que, a su muerte, podría no reencarnarse en China si Tíbet sigue estando bajo su control.

También ha recordado que el budismo tibetano no depende de una sola persona, subrayando que "nadie tiene derecho a elegir a su sucesor" y menos "por motivos políticos".

En respuesta, la portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Hua Chunying, ha recordado que el régimen comunista tiene preparados "una serie de procedimientos y de costumbres históricas" para cuando se produce la sucesión del Dalai Lama.

"China sigue una política de libertad de expresión y libertad de culto, lo cual, naturalmente, incluye respetar y proteger las formas de sucesión en el budismo tibetano", ha dicho Hua en la rueda de prensa diaria celebrada este miércoles.

"El título de Dalai Lama lo concede el Gobierno central, lo cual tiene cientos de años de historia. El actual Dalai Lama, el 14º, tiene motivos ulteriores y pretende distorsionar y negar la historia, perjudicando así al budismo tibetano", ha añadido.

El último incidente en torno al sucesor del Dalai Lama se produjo en 1995, cuando los grandes lamas designaron a un niño tibetano como su sucesor, tras un proceso de identificación que puede llevar años y que, normalmente, se circunscribe a esta región autónoma.

Tras la designación de este niño, las autoridades chinas le pusieron bajo arresto domiciliario y nombraron a otro en su lugar. Se teme que vuelvan a hacer lo mismo, generando una división en el budismo, con un líder en el exilio y otro en Tíbet.

El actual Dalai Lama está exiliado en India desde 1959, cuando se produjo una revuelta en Tíbet contra el dominio chino de la región autónoma. Pekín considera que el líder espiritual y sus seguidores son terroristas.

Para leer más