Costa afronta su reválida impulsado por la economía y con dudas sobre sus posibles socios

Publicado 05/10/2019 9:19:57CET
António Costa
António Costa - REUTERS / RAFAEL MARCHANTE

Los sondeos sitúan al PS por debajo de la mayoría absoluta, lo que le obligaría de nuevo a buscar aliados

LISBOA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Partido Socialista (PS) parte como favorito para las elecciones parlamentarias que se celebrarán este domingo en Portugal, en las que el actual primer ministro, António Costa, parte con claras opciones de repetir al frente del Gobierno, aunque para ello previsiblemente necesitará del apoyo de uno o varios socios.

Más de nueve millones de portugueses están llamados a renovar la Asamblea de la República, un Parlamento unicameral compuesto por 230 escaños y que rige la vida política en un país que desde noviembre de 2015 está gobernado por Costa, que gracias a un acuerdo inédito con el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista logró tumbar a la coalición conservadora.

El PS inició entonces un gobierno que, pese a los temores iniciales por depender de apoyos externos, ha logrado mantenerse relativamente estable en un contexto marcado por el despertar económico de Portugal, que durante este tipo ha pasado página al plan de rescate que solicitó durante la época más oscura de la crisis financiera.

Los sondeos coinciden en darle la victoria al PS, con una ventaja de hasta 15 puntos por delante del Partido Social Democrático (PSD), la principal formación conservadora. La mayoría absoluta parece lejana, pero el triunfo estaría lo suficientemente claro como para que Costa pudiese seguir como primer ministro gracias a los votos prestados por otras formaciones.

La horquilla de diputados en las que se mueve el PS oscila entre los 97 y los 107, por encima en cualquier caso de los 86 actuales pero por debajo de los 116 que le permitirían gobernar y sacar adelante leyes sin necesidad de requerir ningún otro apoyo, según un sondeo publicado este miércoles por la cadena pública RTP y el diario 'Publico'.

Entre las opciones que se barajan está que Costa intente renovar su acuerdo con los comunistas y con el Bloque de Izquierdas, bien de forma conjunta o por separado, si bien las relaciones entre las distintas formaciones se han deteriorado recientemente. El dirigente socialista ya ha dejado claro que no aceptará un gobierno de coalición.

Las discrepancias dentro de la izquierda podrían dejar como actor clave a Personas-Animales-Naturaleza (PAN), una formación al alza a la que los sondeos le conceden al menos cuatro escaños. Sus diputados podrían bastarle al PS para superar el umbral mínimo de la mayoría en la Asamblea de la República, aunque el PAN ya ha advertido de que pondrá sobre la mesa propuestas en materia de medio ambiente.

Costa no ha ocultado de hecho los temores a que pueda haber una "situación de ingobernabilidad" si no hay suficiente consenso, por lo que ha apelado al voto útil y a lograr que el PS tenga un mandato "claro" para la próxima legislatura. "Es preciso evitar una situación política a la española", advirtió en agosto en una entrevista al diario 'Expreso'.

MALOS AUGURIOS PARA LOS CONSERVADORES

Dentro de las quinielas, sin embargo, no parece figurar una sorpresa por parte del PSD, liderado desde 2018 por Rui Rio, un economista que durante más de una década dirigió el Ayuntamiento de Oporto y que ya está en el punto de mira de un sector crítico dentro de la propia formación.

No en vano, el PSD aún no se ha recuperado de los malos resultados logrados en las elecciones europeas de mayo, cuando obtuvo su peor dato histórico con el 22 por ciento de los sufragios. Ahora ronda el 30 por ciento, pero las encuestas prevén que pierda diputados en relación a las elecciones de 2015.

También retrocederá, en principio, el socio natural del PSD, el Centro Democrático Social/Partido Popular, por lo que los conservadores tendrían difícil conformar un bloque alternativo al que aspira a crear Costa salvo un giro de última hora.

EL AVAL DE LA ECONOMÍA

El principal aval que presenta el actual Gobierno para seguir en el poder es un crecimiento económico por encima de la media europea --para este año se prevé que el PIB aumente un 1,9 por ciento-- y un déficit bajo sin precedentes desde hace más de cuatro décadas. La previsión de déficit para este año es de apenas dos décimas y el Gobierno ha prometido el superávit para 2020.

Costa, que ha rechazado por ahora subir el sueldo de los funcionarios, ha abogado por mantener la disciplina impositiva --la presión fiscal alcanzó máximos en 2018-- para consolidar los logros, para lo cual previsiblemente seguirá confianza en Mario Centeno como ministro de Finanzas. Centeno ejerce también como presidente del Eurogrupo.

Portugal, por otra parte, ha permanecido relativamente inmune al ascenso de formaciones ultraderechistas que sí han prosperado al albor de la crisis en otros países vecinos como España o Italia. Ni el Partido Nacional Renovador (PNR) ni el recién fundado Chega! (¡Suficiente!) han calado entre la ciudadanía y la intención de voto para ambos no llega siquiera al 1 por ciento.

Contador

Para leer más