Crónica Irak.- La mayor coalición suní abandona el Ejecutivo mientras dos atentados matan a 70 personas en Irak

Actualizado 01/08/2007 20:16:09 CET

Julio se convierte en el mes con menos bajas mortales en el Ejército norteamericano en ocho meses consecutivos

BAGDAD, 1 Ago. (EP/AP) -

El Frente para el Acuerdo Iraquí, el principal bloque suní en el Parlamento, anunció hoy su salida de la coalición de Gobierno, acusando al primer ministro, Nuri al Maliki, de no cumplir con sus exigencias y dando un duro golpe a los esfuerzos de éste por reconciliar a las facciones rivales en el país. Entretanto, al menos 50 personas murieron y otras 60 resultaron heridas en un atentado suicida contra una gasolinera y otras 17 fallecieron en otro ataque perpetrado con coche bomba en la capital.

En rueda de prensa, uno de los líderes del bloque suní Rafaa al Issawi explicó desde Bagdad la intención de los seis ministros afines al bloque de presentar esta tarde sus actas de dimisión por lo que calificó de falta de respuesta por parte de Al Maliki a una serie de exigencias que presentó hace una semana el Frente para el Acuerdo Iraquí y tras expirar el plazo de siete días que dicha coalición impuso como ultimátum al Gobierno para cumplir sus demandas. "El Frente para el Acuerdo Iraquí anuncia su salida del Gobierno de Nuri al Maliki", informó.

Entre estas peticiones se encuentran la de liberar a todos los agentes de seguridad que no han sido imputados ni condenados por delitos específicos, el desmantelamiento de las milicias --incluidas las chiíes-- y la participación de todos los grupos representados en el Gobierno en materia de cuestiones de seguridad.

"El Gobierno continúa con su arrogancia rechazando cambiar su postura y ha cerrado de un portazo la puerta a cualquier reforma significativa necesaria para salvar a Irak", lamentó Al Issawi, que admitió asimismo su convicción de que "el Gobierno respondería a estas demandas o al menos admitiera el fracaso de sus políticas que han llevado a Irak al mayor nivel de miseria nunca antes vista en su historia reciente", si bien reconoció que dicha actitud de no atender sus exigencias no les ha "sorprendido".

El Frente para el Acuerdo cuenta con 44 escaños parlamentarios de un total de 275 y su salida del Ejecutivo podría acarrear la desestabilización del mismo y sus pretensiones de "unidad nacional" entre las confesiones así como reducir su legitimidad ante los iraquíes. A su marcha se suma la que protagonizaron el pasado abril los cinco ministros leales al clérigo disidente chií Muqtada al Sadr después de que Al Maliki se negara a presentar un calendario de retirada de las tropas extranjeras en Irak.

Por su parte, Adnan al Dulaimi, presidente del Frente para el Acuerdo y uno de los más críticos con la gestión de Al Maliki, declaró a la agencia AP que el bloque había insistido en la retirada del Gobierno "si no se cumplían las justas y objetivas demandas".

"No queremos pertenecer a un Gobierno que reivindica la unidad nacional, pero en cambio es sectario en lugar de iraquí", indicó Al Dulaimi, quien ha sido acusado por los políticos chiíes y kurdos de incitar a la violencia sectaria. El presidente del bloque suní remarcó que los diputados continuarán en sus puestos durante esta legislatura.

"Dejar el Gobierno no quiere decir que abandonemos todo el proceso político. Continuaremos nuestra participación a través del Parlamento, y contactaremos con otros bloques parlamentarios para conseguir nuestras demandas", señaló.

MÁS DE 70 MUERTOS EN LA CAPITAL

Por otra parte, el balance de víctimas mortales en el atentado contra un tanque de combustible de una gasolinera situada en el oeste de Bagdad ha aumentado a 50, mientras que ya son más de 60 las personas heridas, según informaron fuentes de la Policía iraquí.

La deflagración ocurrió en torno a las dos de la tarde (doce del mediodía en España) en el barrio de Mansour, de mayoría suní. Varios agentes de Policía atribuyeron la explosión a un ataque suicida.

Previamente, la detonación de un coche aparcado y cargado de explosivos se cobró la vida de otros 17 civiles en una concurrida plaza bagdadí, donde un gran cráter puso de relieve la importante carga explosiva empleada en el atentado, según explicaron fuentes policiales que cifraron en 32 las personas heridas en la deflagración.

Los explosivos, según constató un agente de Policía, fueron colocados en un vehículo aparcado en la plaza Al Hurriya en el vecindario de mayoría chií de Karrada y detonó alrededor de las 10:15 hora local según precisó dicha fuente.

En el ataque, varios microbuses y seis vehículos más fueron afectados por las llamas, así como también sufrieron daños materiales una gasolinera cercana al lugar de la explosión y una popular tienda de helados que estaba cerrada en el momento de la deflagración.

Fuentes policiales iraquíes confirmaron hoy también la muerte de tres personas por la explosión de un coche bomba estacionado en el sur de la capital en la que resultaron heridas otras cinco personas en el barrio de mayoría cristiana de Dora, en Al Athouriyn.

CUATRO SOLDADOS DE EEUU MUERTOS

Por otra parte, cuatro soldados estadounidenses murieron en el este de Bagdad, tres de ellos por la explosión de una potente bomba, según informó hoy el Ejército norteamericano.

Tres soldados murieron y otros seis resultaron heridos por la explosión de una sofisticada bomba conocida como EFP cerca de su patrulla durante operaciones de combate ayer, según el comunicado del Ejército. Otro soldado falleció por disparos de armas ligeras también ayer en un incidente aislado, según la misma fuente. Dichas bajas elevan a 76 la cifra total de víctimas mortales en el mes de julio en el seno del Ejército norteamericano, la más baja en ocho meses consecutivos.

Las fuerzas estadounidenses han matado a tres presuntos insurgentes y detenido a otros 29 en varias redadas realizadas en distintas partes de Irak ayer y hoy, según informó el Ejército en un comunicado. El alto mando militar estadounidense explicó que el objetivo de los registros eran los líderes de la banda Al Qaeda en Irak en el centro y el norte del país.

Asimismo, un soldado británico murió anoche por la explosión de una bomba colocada en una carretera al paso del vehículo blindado en el que viajaba por Basora, en el sur de Irak, según informó hoy el Ministerio británico de Defensa.

El comunicado indica que el militar pertenecía al Segundo Regimiento de Tanques y que aunque salió del lugar del atentado con heridas, murió poco después por la gravedad de las mismas.

El destacamento de Reino Unido en Irak incluye a un total de 5.500 tropas, la mayoría desplegada en los límites de Basora. El balance actual de soldados británicos muertos desde la invasión de marzo 2003 se eleva a 164.