Actualizado 26/04/2007 23:32 CET

Crónica Irak.- Petraeus describe la situación en Irak como "compleja y dura" y luego el Senado apruebe el repliegue

Bush ya anunció que vetará el proyecto de ley que fija una fecha para la retirada y que aprobó ayer la Cámara de Representantes

WASHINGTON/BAGDAD, 26 Abr. (EP/AP) -

El máximo responsable militar de las tropas estadounidenses en Irak, el general David Petraeus, describió la actual situación en Irak de "extremadamente compleja y dura", a pesar de que, según dijo, se ha producido una ligero descenso de la violencia tanto en Bagdad como en la provincia de Al Anbar, de mayoría suní, que "no ha llegado sin sacrificios". Mientras, los senadores republicanos se comprometieron hoy a apoyar el veto del presidente, George W. Bush, al proyecto de ley demócrata aprobado ayer en la Cámara de Representantes para comenzar el repliege de las tropas a partir del 1 de octubre.

El general señaló en rueda de prensa en el Departamento de Defensa en Washington que los esfuerzos de Estados Unidos por pacificar Irak conocerán días complejos, antes de que la situación sea más llevadera. En este sentido, reconoció que la de Irak ha sido la guerra "más compleja y desafiante que nunca haya visto".

No obstante, destacó la ligera mejora en los últimos dos meses desde que Bush aprobara el refuerzo de tropas en cerca de 21.500 efectivos, aunque reconoció que "hay una enorme trabajo adicional por hacer".

Asimismo, destacó la mejora de las condiciones en la provincia de Al Anbar, la cual se creía "perdida hace seis meses", e incidió en la apertura de comercios y el regreso de residentes a sus hogares como signos tibios de la ligera mejora en Irak que son, dijo, "frecuentemente eclipsados por ataques espectaculares que ensombrecen" aseguró "los logros diarios".

En este sentido, mencionó que el aumento de atentados con coche bomba y ataques suicida, además de una mayor concentración de las tropas estadounidenses entre la población iraquí ha conducido, a su juicio, "a mayores pérdidas estadounidenses" y también iraquíes.

Petraeus explicó que "Irak está de hecho en el frente central de la campaña global de Al Qaeda". Las actividades de la rama de Al Qaeda en Irak, dijo, "deben ser interrumpidas al menos para que el nuevo Irak tenga éxito", y aseguró que "el éxito clave es neutralizar sus ataques".

El general, quien hizo estas declaraciones poco antes de que el Senado norteamericano debatiera la proposición de ley aprobada ayer por la Cámara de Representantes, aseguró al respecto que ha intentado "permanecer al margen de las cuestiones políticas acerca de las propuestas legislativas", un proyecto de ley que Bush ya ha dicho que vetará.

Así, eludió contestar a una pregunta acerca de la permanencia de las tropas estadounidenses en Irak, pero remarcó que la situación en el país árabe requerirá "un esfuerzo que claramente va a necesitar un enorme compromiso a lo largo del tiempo".

IRÁN Y SIRIA EN LA PICOTA

Por otra parte, el responsable militar en Irak atribuyó el empeoramiento de la situación en este país árabe por las "actividades excesivamente perjudiciales de Irán y Siria, especiamente aquellas de Irán".

En este sentido, no pudo confirmar si el Ejecutivo iraní aplica sanciones contra aquellos que envían armas y tecnología a los grupos insurgentes en el vecino Irak. "No tenemos una relación directa de la implicación iraní" en los ataques de la insurgencia, reconoció.

Además, el general estadounidense incidió en que mientras que el Ejecutivo iraquí es frecuentemente calificado como un Gobierno de coalición entre suníes, chiíes y kurdos, en la práctica dista mucho de serlo. "No es un Gobierno de unidad nacional, más bien, es un compromiso de líderes políticos de distintos partidos que frecuentemente se guían por agendas limitadas y una táctica de suma cero en la legislación", explicó.

No obstante, Petraeus constató su convicción en que el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, y otros líderes "están comprometidos para hacer más en este aspecto en los próximos meses".

REUNIÓN SUNÍ-CHIÍ

Precisamente, el viceprimer ministro, Barham Saleh, se reunió hoy con el máximo líder espiritual de la comunidad chií, el gran ayatolá Ali al Sistaní, para abordar cuestiones de seguridad nacional. Tras el encuentro, Saleh subrayó la necesidad de aumentar los esfuerzos para luchar contra lo que denominó "ataques terroristas barbáricos".

A la reunión también acudieron otros destacados clérigos de Irak en la ciudad santa de Nayaf, entre ellos el gran ayatolá Mohammed al Yaqoubi, el líder espiritual chií del partido Fadhila, cuyos 15 parlamentarios están integrados en la Alianza Unida Iraquí.

La oficina de Al Yaqoubi explicó que el clérigo transmitió a Saleh la necesidad de que los políticos trabajen en coordinación para unificar ambas comunidades, suní y chií, y no a través de la creación de muros que segreguen barrios suníes de chiíes, en clara alusión al muro de 12 metros de altura a lo largo de cinco kilómetros que construyen soldados estadounidenses en el barrio bagdadí suní Azamiyah, y cuyo cese ha ordenado el propio primer ministro.

VOTACIÓN EN EL SENADO

La cuestión de Irak fue nuevamente hoy el principal punto del orden del día del Senado norteamericano. Los senadores republicanos se comprometieron a respaldar el veto del presidente Bush al proyecto de ley de financiación de las campañas bélicas en el exterior, principalmente las de Irak y Afganistán, que ayer aprobó la Cámara de Representantes por 51 votos contra 46.

La decisión del Senado fue duramente criticada por el Gobierno iraquí, que considera que enviará una señal errónea a los extremistas. "Las fuerzas de la coalición han hecho muchos sacrificios y deberían continuar su misión", señaló.

El proyecto contempla una partida de 124.200 millones de dólares (91.300 millones de euros) para financiar las guerras en el exterior y marca una fecha, aunque no vinculante, para que el regreso de los militares haya finalizado aproximadamente el 1 de abril de 2008, permitiendo la permanencia de tropas en operaciones no de combate, tales como formación de las tropas iraquíes.

Para el senador republicano Sam Brownback, si se produjera la retirada de las tropas de Irak "sería el día en que Al Qaeda declararía su victoria y la mayor parte del mundo estaría de acuerdo en ello".

Por su parte, el candidato republicano a la Presidencia John McCain se manifestó en términos parecidos al opinar antes de la citada votación que imponer una fecha para la retirada de Irak provocaría graves consecuencias y que de este modo los terroristas "nos seguirían a casa". "Si dejamos Irak habrá caos, genocidio y nos seguirán hasta casa", señaló, al tiempo que calificó la guerra contra Al Qaeda como la lucha "entre el bien y el mal".

En el país árabe al menos nueve soldados iraquíes murieron hoy como consecuencia de un atentado suicida con coche bomba en un puesto de control del Ejército en la localidad de Jalis, en el norte de Irak. Asimismo, los responsables militares estadounidenses informaron hoy de la muerte el martes de un soldado en un incidente que está siendo investigado.

Por otro lado, al menos siete personas murieron, entre ellas seis civiles y un soldado, y otras 18 resultaron heridas hoy como consecuencia de un atentado suicida con coche bomba contra un puesto de control del Ejército cerca de Baquba, a 60 kilómetros al noreste de Bagdad, según informó la Policía.

Mientras, hoy fue divulgada la noticia de que el teniente coronel William H. Steele ha sido acusado de "ayudar al enemigo" en Irak entre octubre de 2005 y febrero de 2007 mediante la facilitación de teléfonos móviles no controlados, y también es sospechoso de posesión de información clasificada, confraternización con la hija de un detenido, relaciones inapropiadas con una intérprete, almacenamiento de información clasificada en su cuartel y posesión de material pornográfico, según un comunicado del Ejército.