Actualizado 19/11/2007 22:26 CET

Crónica Kosovo.- La UE busca soluciones para garantizar la estabilidad de Kosovo incluso si declara la independencia

El negociador europeo con Prístina y Belgrado reconoce las dificultades para llegar a un acuerdo

BRUSELAS, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los países de la UE mantuvieron hoy la consigna de que hasta el término de las negociaciones entre Serbia y Kosovo el próximo 10 de diciembre todavía hay tiempo para que los esfuerzos diplomáticos obtengan una solución consensuada de las partes, aunque quedó claro que los Veintisiete empiezan a barajar otras opciones para garantizar la estabilidad en la región en caso de que Prístina declarase su independencia de manera unilateral.

Los ministros europeos de Asuntos Exteriores volvieron a analizar la marcha de las negociaciones que dirige la troika del Grupo de Contacto de la ONU --formada por los embajadores de la UE, Rusia y Estados Unidos-- en presencia del representante europeo, el alemán Wolfang Ischinger, que admitió las "dificultades" para lograr el acuerdo entre las partes.

Dentro del proceso de negociación, la próxima reunión entre Serbia y Kosovo, también auspiciada por la troika, tendrá lugar precisamente este martes en Bruselas y aquí el embajador Ischinger seguirá contando con el férreo apoyo de los Estados miembros. Después de este encuentro, Ischinger informó al Consejo de que la troika volverá a desplazarse a Belgrado y Prístina "para evaluar las consecuencias del no acuerdo", dijeron las fuentes.

A pesar del compromiso con la negociación que hoy renovó este lunes ante los ministros, Ischinger admitió ante ellos que la solución negociada es "difícil", después de que se les haya presentado "todas las opciones" y de que todas hayan sido "discutidas en detalle", según indicaron fuentes presentes en la reunión. Añadieron que el embajador alemán lamentó, sin embargo, que "cada una de ellas (de las opciones) ha sido rechazada por al menos una parte".

Por lo que respecta a la respuesta de los ministros, las mismas fuentes aseguraron que "nadie" mencionó la posibilidad de la independencia, aunque apuntaron también que esta ausencia de alusiones puede deberse a una "táctica" más de la negociación, un proceso en el que podría ser contraproducente que la UE muestre sus cartas sobre lo que hará después del 10 de diciembre. Sí fue común la impresión de que "hay que lanzar ideas, una reflexión de aquí al 10 de diciembre para permitir que haya un proceso lo más ordenado posible".

Por su parte, el ministro portugués de Asuntos Exteriores y presidente de turno del Consejo, Luis Amado, insistió en que su objetivo es "mantener hasta el último minuto una posición común de la UE sobre este tema". Amado reiteró que los Veintisiete seguirán trabajando hasta el 10 de diciembre para lograr un acuerdo entre serbios y kosovares porque sería un "factor de estabilidad". Pero si no es posible, "el mundo no se acabará y debemos tomar decisiones".

"La situación difícil en la que nos encontraremos (si no hay resolución de la ONU) necesitará una respuesta europea fuerte", resaltó.

ELECCIONES LEGISLATIVAS

Al cada vez menor margen temporal antes del 10 de diciembre se suman los resultados de las elecciones legislativas en Kosovo del sábado pasado, que dieron la victoria al Partido Democrático de Kosovo, cuyo líder Hasmim Thaci, apuesta por la independencia después de esta fecha.

El Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, resaltó que los Veintisiete preferirían que hubiera una resolución de la ONU sobre el estatuto de Kosovo pero agregó que "si no hay acuerdo del Consejo de Seguridad no es el fin del mundo y hay que continuar la vida". A su juicio, incluso sin resolución, la UE podría desplegar allí una misión de estabilización para evitar una crisis en la región.

"Debemos encontrar la manera de ayudar al proceso de estabilización de Kosovo con la misión de la UE civil y policial y creo que podremos hacerlo de acuerdo con la legislación internacional", dijo Solana. Explicó que los expertos de la UE ya se han puesto en contacto con los de Naciones Unidas para discutir esta cuestión y anunció que él mismo podría abordar la cuestión con el secretario general, Ban Ki Moon, durante la conferencia de Annapolis que se celebrará el 27 de noviembre o después en Nueva York.

El secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet, dijo que la Unión Europea tiene previsto lanzar una operación de gestión de crisis en Kosovo incluso en el caso de que la provincia serbia de mayoría albanesa, bajo protectorado de la ONU desde la guerra de 1999, declare la independencia de manera unilateral después del 10 de diciembre.

"No sabemos a qué situación nos enfrentaremos, pero estaremos allí para garantizar la estabilización, particularmente en el caso de que haya una declaración unilateral de independencia", dijo Jouyet en rueda de prensa. Aseguró que existe un consenso entre los Veintisiete en este punto.

"La única certidumbre es que la UE deberá asumir sus responsabilidades y desarrollar una misión de policía, justicia y aduanas que sea eficaz y necesaria para la estabilización de Kosovo y la credibilidad de la UE", insistió el representante francés, que agregó que la misión "será el símbolo de la unidad europea".

APURAR LA NEGOCIACIÓN

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se mostró hoy a favor de apurar todo el tiempo de negociación que aún queda hasta el 10 de diciembre y rechazó aventurar qué podrá pasar después de esa fecha, aunque en relación a la misión de gestión de crisis apuntó que la UE "no está esperando hasta e ultimo momento" y afirmó que "se está preparando esa misión".

A pesar del mensaje de Ischinger, apostó por "dejar una esperanza para la negociación" y por "no tirar la toalla hasta el último momento". "No hay que dar por supuesto nada, hay que dar por supuesta la importancia de la estabilidad en los Balcanes, la vocación de los Balcanes en su relación con la UE y es lo que nos debe movilizar a todos para asegurarnos de que haya paz y estabilidad" en la región, dijo.

Insistió en que "todavía tenemos un plazo hasta el 10 de diciembre, seguimos con los mismos parámetros de actuación para evaluar la posición española y europea, que es el respeto a la legalidad internacional, buscando esa legalidad en la ONU y, al mismo tiempo, buscando la unidad europea", reiteró.