La CSU, partido aliado de Merkel, pierde su mayoría absoluta en Baviera, según encuestas a pie de urna

Horst Seehofer
REUTERS / FABRIZIO BENSCH - Archivo
Actualizado 14/10/2018 20:15:36 CET

BERLÍN, 14 (DPA/EP)

La Unión Social Cristiana (CSU), el partido aliado de la canciller Angela Merkel, ha perdido la mayoría absoluta en las elecciones locales de Baviera, según las primeras estimaciones a pie de urna.

La CSU solo ha logrado un 35,5 por ciento en las elecciones regionales y se verá obligada a gobernar en coalición por segunda vez desde 1962, en lo que es, a todos los efectos, un severo revés político para el líder nacional del partido y ministro del Interior, Horst Seehofer.

Tal y como se esperaba, el partido de ultraderecha Alternativa para Alemania ha conseguido representación en el Parlamento bávaro con un 11 por ciento de los votos, de acuerdo con las mismas estimaciones recogidas por la cadena ADR y la agencia DPA.

Alternativa para Alemania cuenta ahora con representación en todos los parlamentos estatales menos en el de Hesse, donde probablemente lo consiga de todas maneras en las elecciones que tendrán lugar dentro de dos semanas.

AfD es ahora el principal partido de la oposición a nivel federal, tras las elecciones del año pasado, con una campaña contra la inmigración ilegal que ha conseguido absorber votos del electorado descontento con los partidos conservadores.

Los Verdes se convierten no obstante en la segunda fuerza política del estado, con un 18 por ciento de los votos. La asociación de votantes libres no afiliados Freie Wähler ha obtenido un 11,5 por ciento de los votos. El partido Socialdemócrata (SPD) se ha hecho con un 10 por ciento de las papeletas y el Partido Democrático Libre (FPD) con un 5 por ciento.

Un resultado humillante para la CSU, apuntan de hecho los analistas, podría poner en duda el futuro de Seehofer, que ha perdido apoyos en la cúpula de su partido.

Un cambio en el liderazgo de la CSU podría proporcionar una excusa más al Partido Socialdemócrata (SPD) para poner fin a la coalición que tiene con los conservadores haciendo uso de la cláusula de revisión a los dos años.

"Si las cosas se ponen feas el domingo, afectará primero a Seehofer", según fuentes internas de la CSU. "Sin embargo, una cosa es cierta: no dejará sus cargos sin pelear, ni el de presidente del partido ni el de ministro de Interior alemán", escribió la publicación alemana 'Der Spiegel'. "La política es su vida, es su existencia la que está en juego", agregan.