Demandantes surcoreanos que denuncian trabajos forzados piden embargar los activos de Nippon Steel

Lee Choon Shik, víctima de trabajos forzados durante la ocupación japonesa
REUTERS / KIM HONG-JI
Publicado 02/01/2019 12:20:54CET

SEÚL, 2 Ene. (Reuters/EP) -

Los demandantes surcoreanos que denuncian que fueron sometidos a trabajos forzados durante la ocupación japonesa (1910-1945) han solicitado embargar algunos activos de Nippon Steel para asegurar el cobro de las indemnizaciones, según han informado este miércoles sus abogados.

El pasado mes de octubre, un tribunal surcoreano determinó que Nippon Steel debía pagar 100 millones de won (unos 87,5 millones de euros) a cada uno de los cuatro demandantes surcoreanos por someterles a trabajos forzados durante la Segunda Guerra Mundial.

El Gobierno japonés ha recurrido el fallo porque esgrime que todas las reparaciones de guerra se resolvieron con el tratado bilateral de 1956 con el que ambos países normalizaron sus relaciones.

Los demandantes acudieron a un tribunal de distrito el 31 de diciembre para solicitar el embargo de los activos de Nippon Steel en la 'joint venture' que tiene con la metalúrgica surcoreana POSCO.

Nippon Steel posee el 30 por ciento de esta 'joint venture', unos activos valorados en once millones de won (unos 9,6 millones euros), de acuerdo con el diario surcoreano 'Chosun Ilbo'. Los abogados de los demandantes no han especificado a cuánto ascendería el embargo.

"Expresamos nuestro enérgico rechazo a la indiferente e inhumana actitud de Nippon Steel, que no ha mostrado ninguna voluntad de cumplir el fallo a favor de los demandantes, que luchan desde hace 70 años para reparar la violación de sus derechos", ha dicho la acusación en un comunicado.

Nippon Seel calificó de "extremadamente rechazable" el fallo condenatorio indicando que lo revisaría en detalle para considerar futuras acciones.

Demandantes surcoreanos que han ganado casos similares contra Mitsubishi también están considerando pedir el embargo de activos, de acuerdo con fuentes citadas por el rotativo surcoreano 'JoongAng Ilbo'.

CRISIS BILATERAL

El fallo contra Nippon Steel abrió la puerta a una batalla judicial. En diciembre, más de mil surcoreanos denunciaron al Gobierno de Moon Jae In para exigir indemnizaciones por los trabajos forzados a los que ellos o sus familiares fueron sometidos por la ocupación japonesa.

Más de 220.000 surcoreanos se han registrado como antiguos trabajadores forzados desde 2005, cuando se reactivó el asunto. Actualmente solo quedan unos siete u ocho supervivientes en Corea del Sur, de acuerdo con las asociaciones de víctimas.

El Gobierno surcoreano ha ofrecido "fondos de condolencia" por hasta 20 millones de won (unos 15.500 euros) a las familias de 80.000 trabajadores forzados que murieron fuera de territorio surcoreano, desaparecieron o resultaron heridos, pero los restantes, incluidos estos 1.103 demandantes, no recibieron ningún dinero.

Conforme a dicho tratado, Corea del Sur recibió un paquete de 300 millones de dólares en ayuda económica y de 500 millones de dólares en créditos de Japón a cambio de dar por zanjadas todas las indemnizaciones pendientes por la era colonial. El dinero fue utilizado para reparar los estragos causados por la Guerra de Corea (1950-1953).

Esta pugna en los tribunales podría afectar a las frágiles relaciones entre Corea de Sur y Japón, que aún se enfrentan en el ámbito diplomático por el relato histórico de aquellos años.

Contador