Publicado 01/07/2016 03:34CET

Detenida una persona presuntamente vinculada con la desaparición de los 43 'normalistas'

43 'normalistas'
HENRY ROMERO / REUTERS

CIUDAD DE MÉXICO, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía de México ha detenido este jueves a una persona, vinculada con la desaparición colectiva de los 43 estudiantes 'normalistas' de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, en septiembre de 2014.

En un comunicado, la Comisión Nacional de Seguridad de México ha anunciado la detención de este sujeto, de 37 años e incluido en la lista de objetivos del 'Operativo Tierra Caliente', en la ciudad de Cuernavaca, en el estado mexicano de Morelos.

El operativo, coordinado entre la Policía Federal y la Secretaría de Defensa Nacional y de Investigación del Gabinete de Seguridad, se ha saldado con la detención de este varón, que ha sido identificado como "responsable de un grupo delictivo con presencia en Iguala" integrada por varios hermanos detenidos durante los meses de mayo, junio y diciembre del pasado año.

La Policía ha informado de que detrás del sujeto pesan dos órdenes de detención, emitidas por un juzgado del estado de Tamaulipas, por el delito de "delincuencia organizada en su modalidad contra la salud", y por otro de Guerrero, por el de "delincuencia organizada".

Según las autoridades, el imputado ha sido puesto a disposición de la Fiscalía "para continuar con las indagatorias correspondientes y determinar su situación jurídica".

CASO IGUALA

El 26 de septiembre del 2014, un centenar de estudiantes pertenecientes a la escuela de magisterio rural de Ayotzinapa llegaron a Iguala, en el estado de Guerrero, para apoderarse de autobuses que iban a utilizar para acudir a una protesta en la capital, cuando fueron atacados a tiros por policías municipales y sicarios.

Tres murieron durante las primeras horas del ataque, mientras que los restos calcinados de otro más fueron hallados más tarde e identificados. Los otros 42 continúan desaparecidos.

Los familiares de los jóvenes nunca dieron credibilidad a las conclusiones del entonces fiscal Jesús Murillo, que según abogados conocedores del caso trató de cerrar el caso cuanto antes porque perjudicaba al Gobierno.

Uno de los aspectos fundamentales es esclarecer qué papel jugaron esa noche la Policía Federal y el Ejército, que estaban al tanto de los movimientos de los estudiantes, pero no intervinieron para impedir el ataque contra los jóvenes desarmados y en pleno centro de la ciudad. Al parecer una patrulla de la Policía Federal llegó a detener uno de los autobuses en los que se desplazaban los estudiantes.