EEUU compara Nicaragua con Siria y alerta de una potencial crisis en la región

Nikki Haley
REUTERS / LUCAS JACKSON
Publicado 06/09/2018 4:57:43CET

WASHINGTON, 6 Sep. (Re uters/EP) -

La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, ha aseverado este miércoles que la situación en Nicaragua supone una amenaza para la seguridad de la región y ha asegurado que la represión del Gobierno en el marco de las protestas podría provocar un clima similar al de Venezuela o Siria.

La mandataria estadounidense ha indicado que si la situación continúa empeorando podría producirse un éxodo masivo de migrantes a los países vecinos. "Cuando se niegan los Derechos Humanos, la violencia y la inestabilidad que sigue revienta las fronteras", ha señalado durante un discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que ha comparado la situación en Nicaragua con la de Venezuela, que se encuentra en plena crisis migratoria.

"Cada día que pasa Nicaragua sigue un camino cada vez más parecido al de Venezuela", ha manifestado Haley, que ha señalado que "es el mismo camino que ha seguido Siria".

El Gobierno de Nicaragua ha rechazado las palabras de Haley y ha recordado que Estados Unidos tiene una historia caracterizada por el "expansionismo" en el país centroamericano.

"¿Qué le decimos a Estados Unidos? Que si quieren ayudar a la gente de Nicaragua tienen que contribuir a la paz, es lo mejor que pueden hacer. Lo que no deben hacer es interferir en Nicaragua sino respetarla", ha afirmado Ortega.

De acuerdo con un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un total de 322 personas han muerto en estos cuatro meses de protestas, la mayoría a manos de la Policía y "fuerzas parapoliciales", mientras que se calcula que miles están detenidas, aunque no hay cifra exacta porque el Gobierno no proporciona información.

El detonante de las protestas, que comenzaron el pasado 18 de abril, fue una polémica reforma de la seguridad social, pero rápidamente se ampliaron hasta exigir la "democratización" de Nicaragua. Poco después se produjo un aumento de la violencia y de la oposición contra el presidente, Daniel Ortega, que lleva en el cargo desde 2007.

Durante la reunión, el representante de Costa Rica ha indicado que el país ha registrados un "significativo aumento" de las solicitudes de asilo por parte de nicaragüenses desde que comenzaron la protesta, lo que supone un total de 12.830 peticiones en los primeros ocho meses de 2018.

No obstante, el ministro de Asuntos Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, ha expresado que "existe un consenso en este Consejo de que Nicaragua no representa una amenaza para la paz y la seguridad a nivel internacional".

Los representantes de Rusia, Bolivia y Venezuela han respaldado al Gobierno de Nicaragua a la hora de argumentar que la situación en el país no socava la estabilidad regional.