Actualizado 23/10/2015 19:29 CET

EEUU, Rusia, Turquía y Arabia Saudí no resuelven sus diferencias sobre Siria

Los ministros de Exteriores de Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Jordania
CARLO ALLEGRI / REUTERS

VIENA, 23 Oct. (Reuters/EP) -

Los ministros de Exteriores de Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Turquía han mantenido este viernes un encuentro en el que no han logrado resolver las grandes diferencias de enfoque que aún persisten en relación al conflicto sirio, entre ellas cuál debería ser el futuro del presidente Bashar al Assad.

El jefe de la diplomacia saudí, Adel al Jubeir, ha reconocido tras la reunión que los cuatro países siguen sin ponerse de acuerdo sobre la situación de Al Assad y si debería continuar como presidente de Siria después de cuatro años y medio de guerra civil.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, también ha admitido que quedan cuestiones claves pendientes, pero ha considerado "productivo" el encuentro de este viernes, que ha tenido lugar en Viena. "Han surgido algunas ideas que no voy a compartir hoy, pero que espero puedan cambiar la dinámica", ha explicado ante la prensa.

Kerry sí ha confirmado que las partes han acordado volver a verse --incluso la próxima semana-- para mantener una reunión "más amplia" y explorar un posible avance en un "proceso político" para Siria. El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha solicitado expresamente la inclusión de Irán y la de Egipto.

La petición de Moscú, 'a priori', no supone una 'línea roja' para Washington. Kerry, que ha sugerido que la "diplomacia" transita en ocasiones por vías "absolutamente contradictorias" o con las que se está "en desacuerdo", ha apostado por la "inclusividad", sin entrar en más detalles sobre cómo y cuándo.

ACUERDO RUSIA-JORDANIA

Por otra parte, Rusia y Jordania han pactado la coordinación de sus operaciones militares en Siria mediante la creación de un "mecanismo de trabajo especial" en Amán, ha anunciado Lavrov, en declaraciones a una cadena de televisión rusa.

El secretario de Estado de Estados Unidos ha aclarado que su Gobierno no se opone a este pacto. "No tenemos ningún problema en absoluto con este esfuezo e incluso podría ayudar a garantizar que los objetivos (de los ataques) son los que deberían ser", ha apostillado.

Para leer más