6 de junio de 2020
 
Actualizado 22/05/2020 20:28:08 +00:00 CET

EEUU sanciona al jefe del Ejército y al ministro de Finanzas de Nicaragua

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (Imagen de archivo)
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (Imagen de archivo) - GETTY - Archivo

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Estados Unidos ha sancionado este viernes al jefe del Ejército y al ministro de Finanzas de Nicaragua, Julio César Avilés e Iván Adolfo Acosta, respectivamente, por su apoyo al "régimen corrupto" de Daniel Ortega.

"Las continuas violaciones de los Derechos Humanos, la flagrante corrupción y la extendida violencia contra el pueblo nicaragüense son inaceptables", ha dicho el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, quien ha avisado de que "Estados Unidos seguirá atacando a quienes apoyen al régimen de Ortega y perpetúen la represión al pueblo nicaragüense".

A Avilés le ha reprochado que, como jefe del Ejército, "rehusó ordenar el desarme y desmantelamiento de los grupos paramilitares o parapoliciales durante y después de las protestas que comenzaron el 18 de abril de 2018".

Estas protestas comenzaron por una polémica reforma del seguro social, escalaron hasta demandar la "democratización" de Nicaragua y se saldaron con más de 300 muertos, 2.000 heridos, cientos de presos políticos y más de 100.000 refugiados.

"Las Fuerzas Armadas proporcionaron armas a los grupos parapoliciales que llevaron a cabo actos de violencia contra el pueblo nicaragüense, lo cual resultó en 300 muertes, significativos actos de violencia y abusos de los Derechos Humanos contra las personas asociadas a las protestas", ha recriminado el Tesoro.

En el caso de Acosta, ha sido sancionado por sus tratos para proporcionar un "significativo apoyo financiero al régimen de Ortega". "Además, amenazó personalmente a bancos para que no participaran en la huelga organizada por la oposición en marzo de 2019, cuyo propósito era presionar para conseguir la liberación de los presos políticos", ha precisado.

Estados Unidos ya ha sancionado a varios altos cargos del Gobierno de Nicaragua, incluidos el propio Ortega, su mujer y vicepresidenta, Rosario Murillo, y dos de sus seis hijos, por violaciones de los Derechos Humanos.

Las sanciones dictadas este viernes implican que todos los activos de Avilés y Acosta bajo jurisdicción estadounidense quedan bloqueados y la prohibición para ciudadanos y empresas estadounidenses de hacer negocios con ellos.

Para el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, estas medidas "promueven la política de Estados Unidos de responsabilizar a aquellos individuos y entidades que son facilitadores clave del mal Gobierno de Ortega y que cometen abusos graves de los Derechos Humanos".

Así, Washington tiene intención de hacer frente a aquellos que buscan "silenciar las voces prodemocráticas en Nicaragua", según un comunicado en el que matiza que los individuos en cuestión han sido designados por su respaldo a la "represión y desmantelamiento de las instituciones democráticas por parte del régimen de Ortega".

Pompeo ha acusado, además, al ministro de Finanzas nicaragüense de "coordinar las finanzas del régimen para dar prioridad a la represión y evitar reformas democráticas y la rendición de cuentas por violaciones de Derechos Humanos".

A Avilés, por su parte, lo ha acusado de cometer "crímenes contra el pueblo de Nicaragua, incluidos ataques contra manifestantes durante las movilizaciones que comenzaron en abril de 2018".

"Estados Unidos continuará presionando al régimen de Ortega hasta que deje de reprimir al pueblo nicaragüense, respete los Derechos Humanos y las libertades fundamentales y permita las condiciones para elecciones libres y justas y la restauración de la democracia en Nicaragua", ha remachado.

Contador