Egipto rechaza identificar a los agentes implicados en la muerte del investigador italiano Giulio Regeni

Manfiestación por el investigador italiano Giulio Regeni, asesinado en Egipto
REUTERS / SIMON DAWSON
Publicado 02/12/2018 21:33:04CET

EL CAIRO, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Egipto ha rechazado este domingo la petición de la Fiscalía italiana planteada el viernes para identificar a los agentes de las fuerzas de seguridad implicados en la desaparición y muerte del investigador italiano Giulio Regeni, asesinado en 2016 cuando investigaba a los sindicatos y movimientos sociales egipcios.

Fuentes judiciales han explicado este domingo a la agencia de noticias estatal egipcia, MENA, que Italia ya pidió esto mismo en diciembre de 2017 y entonces también El Cairo se negó con el argumento de que en Egipto no existe un "registro de sospechosos" y de que no hay pruebas suficientes para implicar a los agentes.

La fuente explica que los fiscales italianos consideran sospechosos a los agentes solo porque estaban haciendo un seguimiento a Regeni, una labor "habitual" de las fuerzas de seguridad.

EL ASESINATO DE REGENI

Regeni, de 28 años y estudiante de doctorado de la Universidad de Cambridge, estaba realizando un estudio sobre los sindicatos independientes. Desapareció el 25 de enero de 2016, jornada en la que se conmemoraba el quinto aniversario del levantamiento contra el régimen de Hosni Mubarak.

El cuerpo sin vida de Regeni apareció unos días después en la carretera que conecta El Cairo y Alejandría medio desnudo y con signos evidentes de tortura, como quemaduras de cigarrillos.

El fiscal general de Egipto, Nabil Sadek, confirmó posteriormente que las autoridades habían puesto a Regeni bajo vigilancia antes de su desaparición, si bien posteriormente habrían suspendido sus investigaciones y El Cairo niega cualquier implicación en el secuestro y asesinato del joven italiano.

Organizaciones para la defensa de los Derechos Humanos han denunciado que decenas de ciudadanos egipcios han desaparecido desde 2013, cuando Al Sisi --entonces jefe del Ejército-- derrocó al presidente electo, el islamista Mohamed Mursi. También denuncian que muchos son detenidos arbitrariamente y denuncian la posible implicación de las fuerzas de seguridad del Estado en la muerte del joven italiano.