Actualizado 18/05/2020 19:44 CET

El Ejército de RDC asegura que ha matado a más de 300 milicianos de CODECO desde el 1 de marzo en Ituri

Militares congoleños
Militares congoleños - GETTY IMAGES / URIEL SINAI - Archivo

La ONU cifra en 1,2 millones los desplazados desde junio de 2018, incluidos 200.000 en lo que va de año

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El Ejército de República Democrática del Congo (RDC) ha asegurado este lunes que ha matado a más de 300 miembros del grupo armado Cooperativa para el Desarrollo de Congo (CODECO) en operaciones llevadas a cabo desde el 1 de marzo en la provincia de Ituri (noreste), combates en los que han muerto más de 60 militares.

Las Fuerzas Armadas congoleñas han indicado que un total de 209 presuntos milicianos han muerto entre el 1 de marzo y el 15 de mayo en el marco de la 'Operación Zaruba ya Ituri 2', lanzada en la zona el 8 de abril, según ha recogido el portal de noticias Actualité.

Este balance se suma a los 436 supuestos milicianos muertos entre el 15 de junio y el 30 de septiembre de 2019 durante la 'Operación Zaruba ya Ituri 1' a causa del incremento de los ataques del grupo en esta zona del país africano.

Asimismo, el Ejército ha resaltado que durante las mismas ha destruido varios bastiones de CODECO en Djabo, Londjango y en los alrededores de Jiba, así como diversas posiciones en la cuenca del lago Alberto, al tiempo que ha manifestado que continuará actuando hasta "erradicar" al grupo.

Por su parte, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha cifrado este mismo lunes en cerca de 1,2 millones los desplazados desde junio de 2018 en los territorios de Djugu, Mahagi e Irumu, todos ellos en Ituri, a causa de la violencia.

El organismo ha detallado que cerca de 200.000 personas se han visto desplazadas por los incidentes registrados en lo que va de año, mientras que más de 880.000 abandonaron sus viviendas hace más de un año a causa de los ataques por parte de grupos armados.

La mayoría de estas personas se encuentran en 63 campamentos de desplazados en la provincia, mientras que otros se encuentran en viviendas de familiares y otros civiles, tal y como ha recogido la emisora congoleña Radio Okapi, vinculada a la ONU.

Miembros de los comités de desplazados han destacado que hay personas que aún no han recibido ayuda alimentaria seis meses después de haberse forzadas a huir de sus viviendas, en medio de la ausencia de medicamentos y otros bienes esenciales.

MÁS DE 600 MUERTOS

La sociedad civil de Ituri informó el 14 de mayo de que alrededor de 600 personas han muerto a causa de los ataques de CODECO en la provincia en lo que va de año y habló de cuatro meses "muy catastróficos", especialmente en los territorios de Djugu y Mahagi.

En este sentido, alertó de que la violencia se ha recrudecido desde mediados de abril, fecha desde la cual al menos 250 personas han sido "salvajemente masacradas", entre ellas 92 de Djugu y 65 en Mahagi, lo que ha provocado además un desplazamiento de cientos de miles de personas.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos informó el 17 de abril de la muerte de 150 personas en el mes y medio previo en la provincia de Ituri en ataques en su mayoría obra de CODECO, lo que refleja una tendencia al alza.

El último ataque de CODECO tuvo lugar a última hora del domingo, cuando tres personas fueron asesinadas y 400 viviendas fueron incendiadas en un asalto contra las aldeas de Lingongo, Pachuto y Zolo, situadas en el territorio de Mahagi.

David Mokili Mungunuti, de la sociedad civil de Ituri, indicó que los milicianos saquearon bienes y cabezas de ganado antes de incendiar las viviendas, tras lo que se dirigieron hacia la localidad de Simbi, si bien su avance fue repelido por el Ejército.

Horas antes, al menos 20 personas fueron asesinadas y 17 resultaron heridas en otro ataque de la milicia en la aldea de Jisu, en el territorio de Djugu, tal y como señalaron fuentes de la sociedad civil y de la administración local.

LAS OPERACIONES DE CODECO

El Ejército anunció a finales de marzo la muerte del líder de CODECO, Justin Ngudjolo, tras un enfrentamiento registrado en Ituri en el que también murieron su esposa y varios milicianos del grupo.

La milicia ha incrementado sus ataques durante las últimas semanas en Ituri, una provincia muy afectada por el incremento de la inseguridad y en la que operan diversos grupos armados.

CODECO está integrada predominantemente por miembros de la comunidad lendu. Desde junio de 2019 se ha registrado un repunte de los enfrentamientos intercomunitarios entre los lendu y los hema en Djugu y otras zonas de Ituri.

Estos incidentes han traído a la memoria el conflicto entre los hema y los lendu entre 1999 y 2007 por derechos de pastoreo y representación política, que se saldó con cerca de 50.000 muertos.

Diversas zonas del este y el noreste de RDC están en manos de grupos armados, a pesar de que la guerra de 1998-2003 concluyera formalmente. El conflicto causó millones de muertos, la mayoría víctimas del hambre y las enfermedades.