Ekren Imamoglu emerge como líder opositor turco gracias a su pugna con Erdogan por la Alcaldía de Estambul

Publicado 23/06/2019 8:34:06CET
Ekrem Imamoglu
REUTERS / MURAD SEZER

ESTAMBUL, 23 Jun. (Reuters/EP) -

En los últimos tres meses, el candidato a la alcaldía de Estambul Ekrem Imamoglu se ha convertido de uno de los grandes baluartes de la oposición turca contra el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan. Su victoria en las elecciones de marzo, anuladas dos meses después, podría repetirse en los nuevos comicios de este domingo donde aspira a expulsar del Gobierno de la ciudad al partido del mandatario, Justicia y Desarrollo (AKP), por vez primera en 25 años.

Su triunfo en el voto municipal de marzo ha convertido a Imamoglu en una sensación política, aunque también en ek objetivo de la máquina de propaganda del AKP, que no está dispuesto a dejarse sorprender por segunda vez y que ha acusado al político, por boca de su rival oficialista a la Alcaldía, el ex primer ministro Binali Yildirim, de relacionarse con grupos terroristas.

Al margen de negar las acusaciones, Imamoglu ha dado la callada por respuesta y ha apostado por mantener un perfil bajo, un espíritu integrador y un rotundo mensaje de campaña: "Todo va a salir bien".

Y ha dado resultado porque Imamoglu, de 49 años, aspecto apocado, candidato laico y representante del Partido Republicano del Pueblo, ostenta nueve puntos de ventaja sobre Yildirim según las últimas encuestas, un salto exponencial en relación al nimio 0,2 por ciento de diferencia que le granjeó la victoria en las elecciones de marzo, finalmente anuladas a petición del AKP, por irregularidades.

"Vamos a hacer campaña contra la injusticia hasta el último minuto. Eso es lo único que hemos tocado en esta nueva elección. Estamos en un punto de inflexión", ha asegurado Imamoglu.

CONTRA ERDOGAN

Erdogan ha puesto toda la carne en el asador para preservar su mandato en Estambul. El pasado jueves, y sin dar pruebas, acusó a Imamoglu de hacer trampa en un debate cuyas preguntas conoció antes de tiempo. También le ha acusado de estar relacionado con el presunto 'cerebro' del fallido golpe de Estado de 2016, el clérigo Fetulá Gulen.

Sin embargo, la agresividad de Erdogan parece haber causado el efecto contrario: la popularidad de Imamoglu se ha disparado tanto en Turquía como entre la diáspora y miles de personas acuden ahora a sus mítines, en lugar de las casi íntimas reuniones locales que caracterizaron su campaña inicial hace tres meses.

"¿Sabéis lo que me demuestra que un partido político no deje de denigrar y de calumniar a su oponente? Que saben que han perdido", proclamó Imamoglu el miércoles.

UN FUTURO ESPERANZADOR

Hasta tal punto ha crecido la popularidad de Imamoglu que algunos analistas le señalan como posible candidato a la Presidencia del país. "Con semejante expectación, no me extrañaría que acabara siendo el rostro de la oposición. Creo que va a formar parte del futuro político de Turquía, aunque pierda", considera el periodista Deniz Zeyrek.

El investigador del grupo de estudios norteamericano Proyecto para la Democracia en Oriente Próximo, Howard Eissenstat, casi da por segura la victoria de Imamoglu. "No veo mucho motivo para que pierda votos este domingo", ha estimado, antes de recomendar al candidato que intente reconciliar las dos facetas de su campaña: la de víctima de las calumnias de Erdogan y la de valiente opositor.

Para leer más