Encarcelada la hija de un dirigente opositor de Sudán

Mujeres se manifiestan en Jartbum
REUTERS / MOHAMED NURELDIN ABDALLAH
Actualizado 10/03/2019 23:49:24 CET

EL CAIRO, 10 Mar. (Reuters/EP) -

Mariam Sadiq al Mahdi, hija del 'número dos' del Partido Umma de Sudán ha sido condenada a una semana de prisión este domingo por participar en las protestas contra el presidente sudanés, Omar Hasán al Bashir, según han informado su abogado y fuentes del propio partido.

Mariam, hija de Sadiq al Mahdi, fue detenida junto a otras 15 personas cuando participaban en una manifestación frente a la sede del Partido Umma en Omdurman, la segunda ciudad del país, situada en la ribera contraria del Nilo que Jartum, ha explicado el abogado Jalafalá Husein.

Además, el tribunal la ha condenado a una multa de 2.000 libras sudanesas (unos 40 euros) por manifestarse sin autorización, ha explicado un portavoz del partido, Mohamed al Mahdi Hasán. Otra hija de Al Mahdi, Rabá, ha sido también detenida y se le ha impuesto una multa de 500 libras sudanesas, ha explicado Husein.

Este mismo domingo cientos de personas se han manifestado en Omdurman para protestar contra las leyes de emergencia y la Policía ha empleado gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersarles.

Sudán se encuentra bajo el estado de Emergencia en respuesta a las movilizaciones contra el Gobierno, una situación en la que se han creado tribunales de excepción como el responsable de estas últimas sentencias.

Al Bashir declaró el 22 de febrero el estado de emergencia durante un periodo de un año y anunció la disolución del Gobierno federal y los gobiernos regionales, además de otras medidas adicionales desveladas el lunes para hacer frente a la ola de protestas contra él.

Hasta el momento, las autoridades han contabilizado 33 muertos en el marco de las manifestaciones, incluidos dos policías. Grupos de Derechos Humanos estiman en al menos 40 los fallecidos durante estas protestas, las más importantes desde que Al Bashir llegó al poder en un golpe de Estado en 1989.

Al Bashir ha responsabilizado de las protestas a "agentes" extranjeros y ha retado a sus rivales a tratar de llegar al poder a través de las urnas. Asimismo, ha advertido de que no permitirá ninguna Primavera Árabe, en alusión a la ola de protestas que sacudió Oriente Próximo y el norte de África en 2011.

Sobre Al Bashir pesa una orden de arresto del Tribunal Penal Internacional (TPI) por genocidio y crímenes contra la Humanidad por los presuntos abusos cometidos en la provincia de Darfur. Hasta ahora se ha librado del procesamiento al evitar su detención viajando sólo a países aliados.

Contador

Para leer más