Erdogan anuncia que pretende fabricar conjuntamente con Rusia el sistema de misiles antiaéreo S-400

Publicado 15/07/2019 19:45:13CET
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan
El presidente de Turquía, Recep Tayyip ErdoganPRESIDENCIA TURQUÍA

ESTAMBUL, 15 Jul. (DPA/EP) -

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado este lunes que tiene intención de fabricar conjuntamente con Rusia misiles antiaéreos S-400 como los que acaba de adquirir a Moscú, a pesar de las reticencias de Estados Unidos, que ha amenazado incluso con sanciones a Ankara, aunque son aliados en la OTAN.

Los primeros componentes del sistema ruso S-400 comenzaron a llegar a Turquía la semana pasada. "Han empezado a llegar nuestros S-400. Dicen 'No pueden comprar'. Ahora el objetivo es la producción conjunta con Rusia. Vamos a hacerlo", ha afirmado Erdogan este lunes. Erdogan ha explicado además que los envíos de componentes del sistema S-400 terminarán en abril de 2020.

Todavía no se sabe dónde se instalarán los S-400, que estarán por primera vez operativos en un país miembro de la OTAN. Este lunes ha aterrizado en la base militar de Murted, cerca de Ankara, el noveno avión ruso que traslada elementos del sistema antiaéreo avanzado ruso, según ha informado el Ministerio de Defensa turco.

La base de Akinci fue rebautizada con el nombre de Murted tras el intento fallido de golpe de Estado del 15 de julio de 2016, ya que Akinci fue una de las bases con mayor respaldo al intento de asonada. Las declaraciones de Erdogan sobre los S-400 han sido durante la reinauguración de la comisaría central de la Policía en Ankara, bombardeada durante el intento de golpe de Estado. Este lunes se conmemora el tercer aniversario de la intentona golpista.

Estados Unidos podría expulsar a Turquía de su programa F-35 y, además, imponer sanciones adicionales si finalmente aprueba una ley para castigar a países que compren equipo militar a Rusia.

Para Turquía el S-400 es una necesidad estratégica en sus fronteras con Siria e Irak, según las autoridades de Ankara. Sin embargo, países como Israel temen que al tener tanto el F-35 como el S-400, Turquía podría desvelar las debilidades del caza de combate estadounidense que utiliza precisamente Israel.