España.- Chipre levanta la cuarentena al barco español tras confirmar que el marinero fallecido murió por golpe de calor

Actualizado 01/08/2007 21:30:56 CET

NICOSIA/MADRID, 1 Ago. (EP/AP) -

Las autoridades chipriotas suspendieron hoy la orden de poner en cuarentena al pesquero español 'José y Rafaela', atracado en el puerto de Limassol (sur del país), tras confirmar que uno de sus tripulantes falleció por un golpe de calor, informaron fuentes oficiales.

En un primer momento, fuentes hospitalarias de la ciudad portuaria de Larnaca declararon a la radio estatal que sospechaban que la víctima, el mecánico de a bordo José Giner Urios, de 38 años y natural de Campellos (Alicante), falleció por una intoxicación alimentaria.

Las autoridades chipriotas ordenaron poner al barco en cuarentena hasta que la autopsia determinara la causa del fallecimiento del marinero. Tanto el Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación como el patrón mayor de la cofradía de pescadores de Santa Pola, (Alicante) --base del pesquero-- José Ramón García, negaron que el barco fuera puesto en cuarentena.

Un portavoz del departamento que dirige Miguel Angel Moratinos aseguró que inspectores sanitarios descartaron, tras examinar el barco, que hubiera ningún foco infeccioso.

García precisó en declaraciones a Europa Press que Giner Urios comenzó a encontrarse mal después de ducharse tras una jornada normal de trabajo. Ayer, uno de sus compañeros de tripulación, el cocinero Manuel Antonio Cuadrado, de 53 años, fue evacuado en helicóptero hasta el hospital de Larnaca debido a que sufría una fiebre muy alta mientras el barco navegaba a unos 48 kilómetros al sur de la localidad chipriota.

Cuadrado permanece ingresado en estado "grave" en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de Larnaca, adonde se trasladarán en cuanto puedan el cónsul de España en Chipre, Javier Hernández, quien hoy se desplazó a Limassol, y el capitán del barco, indicaron fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores. Según la agencia Associated Press, ingresó en el hospital en estado de coma.

El resto de la tripulación, compuesta por un total de 11 personas (nueve españoles y dos indonesios), permanece por el momento en Limassol, añadieron. El 'José y Rafaela', dedicado a la pesca de la quisquilla, había zarpado de Santa Pola hacía mes y medio.

El armador del barco vivió en junio pasado otro desagradable suceso, cuando el patrón de la embarcación 'Corisco', que tiene en sociedad con otra empresa, desapareció a 500 millas de las islas Azores.