Actualizado 10/11/2007 18:05 CET

España.- Zapatero no prevé debatir con Rabat sobre Ceuta y Melilla y se dice "optimista" sobre el futuro de la relación

SANTIAGO DE CHILE, 10 Nov. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que no prevé introducir "temas nuevos", en alusión a la cuestión de Ceuta y Melilla, en el diálogo con Marruecos y se mostró "optimista" con respecto al "futuro inmediato" de la relación bilateral.

Así se pronunció al ser preguntado en rueda de prensa en Santiago de Chile, donde participa en la XVII Cumbre Iberoamericana, si estaría dispuesto a abrir, como pide Rabat, una negociación sobre las dos ciudades.

El jefe del Gobierno consideró que "la mejor manera de contribuir a que cuanto antes" se vuelva a la relación bilateral "de plena confianza y trabajo común en todos los ámbitos" anterior a la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla, es que todos contribuyan "a través de la responsabilidad y la sensibilidad".

Zapatero aseguró que las reacciones de Marruecos a la visita "no representan ninguna barrera para continuar con esa gran amistad y trabajo conjunto" y destacó la "colaboración" del reino alauí en temas de "enorme importancia" para España, como la inmigración ilegal, la "lucha contra el terrorismo internacional radical islamista", y en la visión del Magreb y su relación con España.

Zapatero aseguró que a España y Marruecos les une "una gran amistad", además de "fuertes vínculos culturales y económicos" e "intereses compartidos". Por ello, dijo, "la amistad y la posición estratégica singular, especial, que España tiene hacia Marruecos se va a mantener" y dijo tener "confianza" en que la posición de Rabat va a ser "recíproca" en esta dirección.