El Estado Islámico asegura haber capturado a un árabe-israelí que espiaba a favor del Mossad

Publicado 13/02/2015 5:56:28CET

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El grupo extremista Estado Islámico ha asegurado este jueves haber capturado a un ciudadano árabe-israelí que se habría hecho pasar por miliciano para espiar a favor de los servicios de Inteligencia de Israel, el Mossad, lo que ha sido desmentido por su familia.

En una entrevista publicada por la revista en inglés del grupo, 'Dabiq', Muhamad Said Ismail Musallam, de 19 años de edad, asegura que se unió al grupo en Siria para informar a los israelíes sobre la localización de arsenales, bases y reclutas palestinos.

En la misma, Musallam es citado asegurando que fue reclutado por un vecino judío que era agente de Policía y que un funcionario de los servicios de Inteligencia le ofreció el pago de 5.000 shekels (unos 1.130 euros) por cada trabajo de información.

"Cuanto más importante fuera la misión y más valiosa fuera la información, más me pagaban", ha dicho, siempre según las informaciones publicadas por 'Dabiq'. Según la entrevista, fue detenido tras "actuar de una forma diferente a la de un inmigrante, a pesar del entrenamiento del Mossad".

Sin embargo, Said Musallam, su padre, ha confirmado que el joven viajó a Siria para unirse al Estado Islámico, si bien ha negado que trabajara para el Mossad o que tuviera cualquier otro tipo de contacto con el Gobierno israelí. Musallam vivía con su familia en Jerusalén Este y fue voluntario del cuerpo de Bomberos.

Said Musallam ha dicho que su hijo le comunicó hace tres meses que viajaría a la ciudad de Rishon Lezion, ubicada al sur de Tel Aviv, para asistir a un curso, para el que le pidió dinero, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.

"Se fue por la mañana y al día siguiente intenté llamarle, pero el teléfono estaba apagado. Pensé que estaría ocupado. Una semana después recibimos un correo electrónico en el que decía que quería ser un mártir y que daba todo en su vida y su familia", ha manifestado.

Fuentes de seguridad israelíes citadas por la agencia británica de noticias Reuters han detallado que Musallam viajó a Turquía el 24 de octubre para unirse a las filas del grupo yihadista en Siria.

Said Musallam ha revelado que tras varios contactos con su hijo, le ofreció volver a casa. "Tras un tiempo, me dijo que quería volver y me pidió que le enviara dinero. Envié 200 dólares (cerca de 175 euros) a una dirección egipcia que me dio", ha detallado.

Sin embargo, en enero un hombre se puso en contacto con la familia y comunicó que Musallam estaba en una prisión del Estado Islámico en Siria después de ser capturado cuando intentó abandonar las filas del grupo y huir a Turquía.

"No era religioso, era un chico normal, todo el mundo le quería. No es un espía, fue por su cuenta, le reclutaron a través de Internet. No sé lo que le dijeron o cómo se metieron en su cabeza, pero no está conectado con el Mossad, el Shin Bet o cualquier otro", ha remachado.

Para leer más