Publicado 02/03/2019 05:25CET

Estados Unidos asegura que su política comercial en relación con China "no será dictada" por la OMC

Sede de la OMC
REUTERS / RUBEN SPRICH - Archivo

WASHINGTON, 2 Mar. (Reuters/EP) -

La Administración del presidente norteamericano, Donald Trump, ha vuelto a criticar abiertamente a la Organización Mundial del Comercio (OMC) este viernes, ya que alega que la política comercial de Estados Unidos jamás será dictada por el organismo internacional, al tiempo que ha defendido el uso de aranceles para presionar a China y a otros aliados comerciales.

Según un informe redactado por el representante de comercio norteamericano, en el que han desarrollado la hoja de ruta comercial para el año 2019, Estados Unidos continuará usando los mecanismos de la OMC para criticar lo que considera como prácticas injustas.

No obstante, "Estados Unidos continúa siendo una nación independiente y nuestra política comercial se hará desde aquí, no desde Ginebra. No permitiremos que la OMC fuerce a Estados Unidos a cumplir con una serie de obligaciones a las que nunca nos hemos comprometido", ha establecido el informe.

Washington ha establecido aranceles por un valor de 250.000 dólares contra las importaciones chinas para presionar a Pekín a que cambie su política comercial, que desde Estados Unidos considera injusta e ilícita.

China, por su parte, ha denunciado ante la Organización Mundial del Comercio los aranceles norteamericanos, alegando que violan su normativa. Es muy probable que el caso llegue hasta el Órgano de Apelación de la OMC, el más alto tribunal en materia de disputas comerciales.

Estados Unidos, por su parte, argumenta que debe poder hacer uso de su propio "espacio político" para gestionar sus problemas comerciales. "Nuestro espacio político debe incluir nuestra capacidad de utilizar herramientas como los aranceles y otras formas de presión para persuadir a otros países a tomarse nuestras preocupaciones en serio", han establecido.

El informe ha sido publicado un días después de que un panel de adjudicación de la OMC otorgase a Washington una gran victoria sobre China, ya que determinó que los precios nacionales de Pekín para el arroz y el trigo implican demasiados subsidios y están en contra de las políticas de la organización.