Publicado 05/06/2020 12:51:30 +02:00CET

La Eurocámara denuncia racismo estructural en EEUU y pide reflexionar también sobre "los George Floyd europeos"

Un manifestante con el retrato de George Floyd en Los Angeles
Un manifestante con el retrato de George Floyd en Los Angeles - Ringo Chiu/ZUMA Wire/dpa

BRUSELAS, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento Europeo ha denunciado el "racismo estructural" que se da en Estados Unidos, mostrándose crítico con la gestión del presidente Donald Trump y su respuesta ante las protestas raciales, al tiempo que ha instado a reflexionar también sobre los casos de brutalidad policial contra minorías en Europa.

Este viernes la subcomisión de Derechos Humanos de la Eurocámara ha mantenido un debate sobre las últimas protestas raciales tras la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la Policía de Mineápolis, en una sesión en la que casi todos los europarlamentarios han criticado la injusticia racial que se da en el país norteamericano.

"Cada democracia tiene sus lunares, pero el sesgo racista se ha convertido en un agujero negro del sistema estadounidense", ha señalado el socialista Ignacio Sánchez-Amor, quien considera que Donald Trump alimenta el "fondo racista" y que si hubiera aplicado la ley y orden que ahora propugna se habría evitado la propia muerte de Floyd.

La popular Isabel Wiseler-Santos Lima ha mostrado su apoyo a las manifestaciones, asegurando que tras la trágica muerte del ciudadano afroamericano estas protestas en grandes ciudades "inspiran esperanza, a pesar de todo".

Las voces más vehementes han llegado desde la izquierda, la verde finlandesa Heidi Hautala ha criticado que la Policía no debería asesinar sino proteger a la ciudadanía y se ha expresado a favor de una reforma en este cuerpo, mientras que el diputado de Podemos Miguel Urban ha defendido las protestas del movimiento antifascista, respondiendo a Trump, quien habló de terrorismo doméstico, que el único terrorismo que hay en Estados Unidos es el supremacista.

"LOS GEORGE FLOYD EUROPEOS"

Con todo, múltiples parlamentarios han llamado a reflexionar sobre los casos de racismo institucional que se producen en Europa, ya que, aunque con distinta intensidad, existe también en la UE. Así, la representante de Ciudadanos Soraya Rodríguez ha avisado en su intervención de que "el racismo estructural es global". "No es un problema de otros, es problema de todos", ha añadido.

Los eurodiputados han pedido reflexionar sobre "los George Floyd europeos", insistiendo en que el problema racial no se circunscribe al contexto norteamericano y los agentes de polícia en Europa "no están libres de la deriva racista".

En el debate ha participado el académico francés Pap Ndiaye, quien ha hecho hincapié en que, con matices y diferencias, la violencia racista se produce también en nuestro continente y ha traído a colación el caso de Adama Traoré, joven fallecido mientras estaba en custodia policial, cuya memoria ha reavivado las protestas en Francia. "Seria un error pensar que estas cuestiones o protestas son exclusivamente americanas, estos problemas se plantean en otros países", ha valorado.

A su juicio, el nivel de violencia es superior en EEUU, pero la relación degradada entre los jovenes no blancos y la policía afecta igualmente a los países europeos. Por ello, considera esencial abordar una reforma en la Policía para "democratizar" su relación con la ciudadanía y ha apuntado al papel de la Eurocámara para promover ese debate y hacer seguimiento de la situación en los Veintisiete.

Para la activista estadounidense pro Derechos Humanos Gay McDougall la violencia racial tiene raíces más profundas que la propia actuación policial y ha recordado que la imputación del agente que mató a Floyd llegó tras las multitudinarias protestas. Según ella, hay que abordar de manera general la desigualdad y la pobreza que sufre la comunidad negra. Asimismo, ha reclamado que la UE tenga una relación crítica con Washington y se plantee cortar lazos comerciales o condicionarlos al respeto de los Derechos Humanos.