El ex primer ministro de Malasia y el exsecretario del Tesoro son acusados de malversación

El ex primer ministro de Malasia Nayib Razak llega al tribunal de Kuala Lumpur
REUTERS / LAI SENG SIN - Archivo
Publicado 25/10/2018 5:56:44CET

KUALA LUMPUR, 25 Oct. (Reuters/EP) -

El ex primer ministro de Malasia Nayib Razak y el ex secretario general del Tesoro Irwan Serigar Abdulá han sido acusados este jueves de seis cargos por malversación de fondos.

Los cargos contra Nayib e Irwan son los últimos en el marco de una creciente lucha contra la corrupción en Malasia. Ambos se han declarado inocentes de todos los cargos.

Si son declarados culpables, cada cargo conlleva un periodo de cárcel de hasta 20 años, una multa económica y el sometimiento a una serie de azotes, pero tanto Nayib como Irwan estarían exentos de esto último, ya que son mayores de 50 años.

Los fiscales han señalado que ambos supuestamente cometieron un delito de malversación de 220 millones de ringgit (alrededor de 46,26 millones de euros) de fondos del Gobierno destinados al Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur Berhad y 1.300 millones de ringgits destinados a un programa de subsidios y asistencia monetaria.

Nayib, cuya coalición sufrió una sorprendente derrota electoral en los comicios de mayo, se enfrenta a 32 cargos que van desde blanqueo de dinero hasta abuso de poder.

El Departamento de Justicia estadounidense ha alegado que más de 4.500 millones de dólares fueron desviados del fondo estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB) y que aproximadamente 680 millones de dólares terminaron en la cuenta bancaria personal de Nayib.

La Policía se incautó de 275 millones de dólares, que incluían 567 bolsos de mano, 423 relojes y 12.000 piezas de joyería, entre ellas 1.400 collares, 2.200 anillos, 2.800 pares de pendientes y 14 tiaras.

Nayib dijo que la mayoría de los artículos incautados en sus viviendas eran regalos que les daban a su esposa e hija y que no tienen nada que ver con 1MDB.

Rosmah Mansor, la mujer de Nayib fue acusada de 17 delitos, entre ellos blanqueo de dinero. Rosmah, de 66 años, ha estado durante mucho tiempo acaparando todas las miradas por alardear de una gama de bolsos Birkin de Hermès y grandes joyas, además de gastar miles de dólares en compras por todo el mundo.

Su afición por los productos de diseño ha llamado la atención en Malasia y muchos se preguntan cómo ha podido pagar los artículos de lujo con el salario del Gobierno de su marido.