Publicado 02/11/2022 14:47

El ex primer ministro de Pakistán Imran Jan amenaza con mantener las protestas hasta que se celebren elecciones

Archivo - Manifestación a favor del primer ministro de Pakistán, Imran Jan
Archivo - Manifestación a favor del primer ministro de Pakistán, Imran Jan - PPI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo


MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ex primer ministro paquistaní Imran Jan, del partido Pakistan Tehrik e Insaf (PTI), ha asegurado este miércoles que su protesta no terminará una vez llegue a Islamabad junto a cientos de seguidores y ha amenazado con prorrogar las protestas durante diez meses hasta que se celebren elecciones generales.

En un discurso dirigido a sus simpatizantes, ha defendido que tanto él como sus seguidores son "humanos" y no "animales que van a dejar que los criminales los gobiernen". Así, ha afirmado que la marcha, que comenzó hace seis días y con la que pretende lograr que se convoquen elecciones anticipadas, tendrá una continuación.

Jan ha incidido en que "no aceptará al Gobierno actual bajo ningún concepto" y ha defendido que "prefiere morir que arrodillarse ante los ladrones" que ocupan los principales altos cargos del país, según informaciones recogidas por el diario 'Dawn'.

Para él, estos "ladrones" no sufren castigo alguno porque se benefician de la "impunidad" que ofrece la "protección de manos ocultas". "Si no te levantas a favor de tus derechos nunca tendrás justicia", ha dicho antes de instar a la población a salir a la calle.

"Tenéis que apoyarme todos. Le diré a todo el mundo que es mejor morir que convertirse en esclavo", ha sostenido. Además, se ha dirigido al Gobierno, al que ha interpelado nuevamente para solicitar la convocatoria de elecciones: "si realmente sois neutrales, convocad elecciones libres y justas".

Se trata de la segunda marcha organizada por Jan este año. La primera se celebró a finales de mayo, pero terminó una vez los manifestantes alcanzaron la Zona Roja de Islamabad, donde se encuentran los principales edificios del Gobierno.

Jan se convirtió en abril en el primer mandatario paquistaní en ser destituido en una moción de censura. Antes de la votación ya había dimitido el presidente del Parlamento, Asad Qaiser.

Su salida del cargo se vio seguida de una creciente tensión política marcada por escándalos de transfuguismo y multitudinarias protestas a favor y en contra del primer ministro, denunciado por la alianza opositora del Movimiento Democrático de Pakistán (MDP) como un "títere" del Ejército. Las Fuerzas Armadas están consideradas el estamento más poderoso de Pakistán desde su independencia del Raj británico en 1947.

Jan fue inhabilitado a finales de octubre por la comisión electoral por no haber declarado el dinero de la venta de obsequios y regales recibidos por parte de líderes internacionales cuando se encontraba al frente del Gobierno. Está previsto que declare ante el juez el próximo 11 de noviembre.

Más información