Actualizado 13/11/2016 22:13 CET

La extrema derecha podría liderar en 6 de las 13 regiones que conformarán Francia en enero

La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen
PHILIPPE WOJAZER / REUTERS

PARÍS, 6 Dic. (Reuters/EP) -

Los franceses acuden este domingo a las urnas para elegir los gobiernos de las 13 regiones en las que quedará redistribuido el país a partir del próximo 1 de enero y lo hacen tan sólo tres semanas después de que una cadena de ataques dejara 130 muertos en París, algo que podría traducirse en importantes victorias para el Frente Nacional (FN).

la formación de extrema derecha de Marine Le Pen podría llegar líder en hasta seis de las 13 regiones tras la primera ronda de elecciones de este domingo, casi la mitad de las que conformarán el país, según los sondeos de opinión.

Al igual que otros partidos antieuropeístas y contrarios a la inmigración en el resto del territorio europeo, el FN podría beneficiarse seriamente de las preocupaciones que se han levantado en el contexto de crisis de refugiados que vive el continente, o incluso más en una segunda ronda, que se celebraría el 13 de diciembre. Incluso ganar un solo consejo regional sería una gran victoria para el partido, ya que nunca ha controlado en este nivel de circunscripción.

"Tras los ataques del 13 de noviembre, hemos visto un claro aumento en el apoyo al Frente Nacional", ha afirmado el analista Jerôme Fourquet, de la firma de sondeos Ifop. "Todo suma para que logren un resultado sin precedentes", ha añadido.

Las elecciones, para las que se ha ordenado incrementar la seguridad, redibujarán el mapa político del país, llevando la política francesa a moverse en un ámbito a tres bandos de cara a las elecciones presidenciales de 2017, tras décadas de dominación bipartidista, entre conservadores y socialistas.

LOS SOCIALISTAS, PEOR PARADOS

Los socialistas, que actualmente gobiernan Francia y controlan la mayor parte de las regiones, están expuestos a perder muchos de los consejos, ya sea para que los conservadores del expresidente Nicolas Sarkozy se hagan con ellos, o bien sea el FN el que los consiga. Todo esto, pese a que la popularidad de François Hollande ha aumentado debido a su gestión tras los ataques terroristas del 13 de noviembre.

Sarkozy, que hace tan sólo unas semanas esperaba alcanzar una contundente victoria que impulsaría sus posibilidades para 2017, se enfrenta a que ésta no sea tan grande como se espera el Partido Republicano debido al aumento de apoyo popular al partido de Le Pen que muestran los sondeos de opinión.

Las dos regiones donde las probabilidades de que el FN gane son mayores son la del Norte, donde Le Pen es candidata, y el Sureste, donde lo es su sobrina, Marion Marechal-Le Pen.

Para leer más