Fallece el eritreo linchado durante un ataque en Israel al ser confundido con un agresor

Actualizado 19/10/2015 11:50:24 CET

JERUSALÉN, 19 Oct. (Reuters/EP) -

El inmigrante eritreo, al que un guardia de seguridad disparó y fue linchado por una multitud que le tomó por un agresor durante un ataque ocurrido el domingo en Beersheva, en el sur de Israel, ha fallecido como consecuencia de las heridas sufridas y ha sido identificado como Mila Abtum, un trabajador agrícola, por su jefe.

En lo que algunos medios israelíes han descrito como linchamiento, captado por un videoaficionado, el ataque contra Abtum ha puesto de manifiesto el creciente pánico y enfado en Israel tras una ola de ataques por palestinos que no parece remitir.

La violencia de las dos últimas semanas ha dejado 41 palestinos muertos, entre ellos varios agresores y manifestantes durante protestas, así como ocho israelíes y, ahora, un eritreo. Uno de los detonantes ha sido el enfado de los palestinos por lo que consideran creciente intrusión israelí en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén.

Este domingo por la noche, un atacante, al que se ha identificado como un ciudadano beduino, entró en una estación de autobús fuertemente custodiada armado con una pistola y mató a un soldado antes de apoderarse de su fusil y abrir fuego contra los presentes, hiriendo a nueve personas.

La Policía mató a tiros al agresor e inicialmente informó de que había un segundo asaltante, pero este lunes ha aclarado que se trataba en realidad de un inmigrante eritreo, por lo que ha abierto una investigación en torno a su muerte.

El vídeo amateur muestra a un guardia de seguridad disparando al eritreo. Una vez en el suelo sangrando, y con un policía armado junto a él en un aparente intento de protegerle, es golpeado en la cabeza varias veces por personas que consiguen saltarse el cordón policial.

El subdirector general del Centro Médico Soroka, Nitza Neuman-Heiman, ha indicado a la radio del Ejército que el eritreo ha fallecido por las heridas de bala y los golpes sufridos.

Sagi Malachi, su jefe, ha descrito a Abtum como un hombre callado y modesto, que había viajado a Beersheba para renovar su visado. "El país está sumido en un estado de caos. Los civiles están confundidos, la gente se está tomando la justicia por su mano", ha subrayado.

Para leer más