La familia de un saharaui detenido en Tinduf denuncia la "indiferencia" del consulado de España en Orán

Publicado 02/08/2019 23:59:18CET
Bandera de la RASD en Tinduf
Bandera de la RASD en TindufREUTERS / ZOHRA BENSEMRA - Archivo

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

La familia del activista saharaui Fadel Breica, de nacionalidad española y que lleva dos semanas en huelga de hambre contra su detención en julio en los campamentos de refugiados de Tinduf, han criticado este viernes la "indiferencia" del consulado de España en la ciudad de Orán.

Bueta Brueh, madre de Breica, ha denunciado el "calvario" y la "injusticia" de la que es víctima su hijo y ha trasladado al consulado que "no va a responder a las llamadas telefónicas mientras no se envíe a un médico o se realice una visita a su hijo en la cárcel", según ha comunicado la Iniciativa Saharaui por el Cambio (ISC).

La familia de Breica afirmó la semana pasada que el joven se encuentra "muy grave" a causa de una infección y denunció que los funcionarios de la cárcel de Dhebiya se niegan a permitir el acceso de un médico para atenderle mientras no suspenda la huelga de hambre.

Asimismo, resaltó que "su estado se agrava por momentos debido a la deshidratación causada por la infección y las altas temperaturas de esta época en el desierto".

La ISC, a la que pertenecen los tres activistas detenidos --Breica, Mahmud Zeidan y Mulay Abba Buzeid--, ha indicado que Buzeid ha decidido intensificar su protesta al negarse a ingerir líquidos.

Así, ha manifestado que ello "pone en serio riesgo su vida, habida cuenta de las altas temperaturas en esta época del año" en Tinduf, ubicado en el desierto del Sáhara.

La colonia española del Sáhara fue ocupada en 1975 por Marruecos y Mauritania tras los Acuerdos Tripartitos, firmados el 14 de noviembre de 1975, que cedían la soberanía del Sáhara español a estos dos países.

Tras una breve guerra, el Frente Polisario expulsó a Mauritania y firmó la paz y el reconocimiento mutuo con sus milicias a las puertas de Nuakchot, pero Marruecos consolidó su control sobre el territorio y miles de saharauis huyeron de la salvaje represión.

En 1991 se firmó un alto el fuego entre ambas partes, que se comprometían a la celebración de un referéndum de autodeterminación organizado por la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental, pero desde entonces las disputas sobre el censo para la votación --Marruecos quiere que voten los colonos marroquíes-- han impedido la consulta. Ahora 140.000 refugiados saharauis viven en los campamentos de Tinduf.

Contador

Para leer más