Francia, Alemania y Reino Unido expresan su preocupación por la escalada de violencia en el noroeste de Siria

Conflict in Syria
Anas Alkharboutli/dpa
Publicado 13/05/2019 16:02:54CET

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Francia, Alemania y Reino Unido se han mostrado "muy preocupados" por la escalada de violencia en el noroeste de Siria, donde habrían muerto más de 120 civiles en las últimas semanas por los enfrentamientos entre los grupos rebeldes y las fuerzas leales al régimen de Bashar al Assad.

"Los ataques aéreos contra núcleos de población, los bombardeos indiscriminados y el uso de barriles bomba, así como los ataques contra infraestructuras civiles y humanitarias como escuelas y centros médicos, son una flagrante violación del Derecho Internacional Humanitario", han condenado París, Berlín y Londres en un comunicado conjunto.

"Lo condenamos en los términos más rotundos", han añadido estos tres países, que ven "especialmente preocupantes" los ataques que han tenido lugar a pesar de que las partes teóricamente habían pactado dejar ciertos enclaves de Idlib y Hama al margen de la escalada de combates.

Los gobiernos británico, alemán y francés han denunciado también la presencia de grupos terroristas en el noroeste de Siria, pero han advertido de que la "brutal ofensiva" del régimen de Al Assad "no tiene que ver con la lucha contra el terrorismo", sino que es una "reconquista implacable" de los territorios que aún no controla.

SOLUCIÓN POLÍTICA

Para estos tres países, la ola de ataques no hace sino "perjudicar la perspectiva de una solución política duradera" a la guerra que sufre Siria desde marzo de 2011. En este sentido, han reclamado una solución "creíble y negociada", en línea con los dictámenes fijados por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

La violencia, que "solo añade sufrimiento a la población siria", ha obligado a 180.000 personas a abandonar sus hogares solo en las últimas semanas y, si la situación persiste, podría ocurrir "un desastre humanitario y de seguridad". Francia, Alemania y Reino Unido han recordado que se trata de áreas densamente pobladas donde viven unos tres millones de personas.

Contador