Mueren dos soldados de Israel tras ser tiroteados cerca de un asentamiento en Cisjordania

Vivienda donde un palestino ha muerto abatido por las fuerzas israelíes
REUTERS / ABED OMAR QUSINI
Actualizado 13/12/2018 18:42:01 CET

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Al menos dos soldados israelíes han muerto y un tercero ha resultado herido este jueves tras ser tiroteados cerca de un asentamiento ubicado al norte de Jerusalén, según ha confirmado el Ejército del país a través de su cuenta en la red social Twitter.

En su mensaje, ha detallado que el herido se encuentra en estado grave, al tiempo que ha expresado sus "sentidas condolencias" a los familiares de los fallecidos y ha afirmado que seguirá apoyándolas. En el incidente ha resultado también herido un civil.

Según las informaciones recogidas por el diario local 'The Jerusalem Post', el ataque ha sido llevado a cabo por un hombre que se ha bajado de un vehículo frente a una parada de autobús cerca del asentamiento Givat Asaf y ha abierto fuego antes de darse a la fuga.

El suceso ha tenido lugar horas después de que un palestino haya muerto tiroteado después de herir a puñaladas a dos miembros de la Policía Fronteriza en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Una de las agentes, de 19 años, se encuentra en estado moderado, mientras que el otro, de 21 años, está leve.

También durante la jornada ha resultado herido de levedad un soldado tras ser atropellado cerca de la localidad cisjordana de Al Biré. El conductor ha muerto tras ser tiroteado en el lugar del incidente.

Durante la madrugada del jueves murieron dos miembros del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), uno de ellos buscado por el ataque del domingo cerca del asentamiento de Ofra, cercano al de Givat Asaf. El mismo se saldó con seis heridos.

El hijo de una de las heridas, que nació por cesárea en la semana 30 de gestación dada la gravedad del estado de su madre, falleció durante la jornada del miércoles, tal y como confirmó el centro médico en el que estaba ingresado.

El segundo miembro de Hamás muerto en esta noche de operativos ha sido identificado como el responsable del asesinato de dos israelíes en un parque empresarial el 7 de octubre.

Hamás ha confirmado en un comunicado que los dos milicianos abatidos actuaron en su nombre y ha advertido de que "la resistencia en Cisjordania no se detendrá hasta que la ocupación (israelí) se retire" de los territorios ocupados en 1967 y la población palestina "recupere sus derechos".

Un portavoz del Gobierno palestino, Yused al Mahmud, ha asegurado que "la comunidad internacional tiene parte de responsabilidad en la agresión por parte de la ocupación y de los colonos por su silencio", en alusión al supuesto respaldo político a Israel.

El Gobierno israelí, entretanto, ha prometido "llevar a todos los terroristas y a quienes le apoyan ante la justicia". El ministro de Inteligencia, Israel Katz, ha acusado al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, de "financiar a las familias de los terroristas", por lo que "también debe pagar el precio".

ABBAS CONDENA TODOS LOS INCIDENTES

Por su parte, Abbas ha condenado todos los incidentes registrados durante la jornada, según un comunicado de la Presidencia de la Autoridad Palestina recogido por la agencia local de noticias WAFA.

"El clima creado por la política de repetidas incursiones en las ciudades, incitación contra el presidente --en referencia a los carteles publicados recientemente en ciudades cisjordanas en las que es aboga por su asesinato-- y ausencia de un horizonte de paz es lo que ha llevado a este incremento de la violencia, que condenamos y rechazamos y en el que ambas partes pagan el precio", ha dicho.

"Nuestra política constante es rechazar la violencia, las incursiones y el terrorismo de los colonos y que la incitación debe terminar y no crear una atmósfera que contribuya al empeoramiento de la situación", ha agregado.

En este sentido, la Presidencia palestina ha manifestado que "la postura del presidente es poner fin a la ocupación y establecer un Estado palestino independiente con Jerusalén Este como capital y en las fronteras del 4 de junio de 1967, con unas resoluciones de legalidad internacional que den seguridad, estabilidad y paz para todos".