Los gobernadores locales griegos acuerdan prestar efectivo al Gobierno central

Publicado 25/04/2015 17:53:36CET

ATENAS, 25 Abr. (Reuters/EP) -

Los gobernadores y otros funcionarios locales griegos acordaron el sábado prestar efectivo al gobierno central, que está casi en bancarrota, después de que el primer ministro Alexis Tsipras asegurara que la medida sería por un período breve de tiempo.

Legisladores griegos aprobaron a última hora del viernes un decreto para forzar a entidades estatales a prestar efectivo al gobierno central, pese a protestas de muchos municipios y sindicatos laborales.

La medida, que fue aprobada por 156 legisladores en la Cámara de 300 bancas, provocó malestar entre los gobernadores locales, quienes se reunieron con Tsipras el sábado para exigirle una explicación sobre la necesidad de la acción.

"Hemos recibido garantías de que es una medida de emergencia y temporal, así que se volverá opcional en un corto período", dijo el jefe de un grupo griego que representa a funcionarios de gobiernos locales, Kostas Agorastos, a periodistas tras la reunión.

"Puesto que (Tsipras) nos habló honestamente, y puesto que nuestro país necesita ahora esta herramienta de negociación para que las negociaciones se completen, le daremos esta herramienta", afirmó Agorastos.

A pocas semanas de quedarse sin efectivo, Atenas ha estado usando las reservas de dinero de entidades del sector público a través de las llamadas transacciones REPO para cubrir sus necesidades.

El lunes, Tsipras ordenó a las entidades que incluyen a gobiernos locales prestar dinero al Estado mientras intenta alcanzar un acuerdo con acreedores extranjeros escépticos sobre nueva ayuda financiera.

"El Estado está comprometido a pagar salarios y pensiones", dijo el presidente del Parlamento, Nikos Filis, a parlamentarios, defendiendo la legislación. "El dinero estará generando mejores tasas de interés (que las que pagan los bancos)", ha agregado.

En una protesta simbólica, empleados municipales se retiraron de sus puestos de trabajo durante tres horas el viernes. Algunos funcionarios de gobiernos locales han amenazado con desafiar las órdenes, mientras otros han dicho que necesitan más información antes de contribuir al cofre del gobierno central.

Las protestas han incrementado la presión sobre Tsipras, cuya decisión de enfrentarse a los prestamistas se ha vuelto cada vez más impopular. Atenas está estancada en una disputa con sus acreedores de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por su propuesta de un acuerdo para obtener dinero a cambio de realizar reformas, mientras los progresos han sido limitados.

Para leer más