El Gobierno de Afganistán asegura haber "arrasado" a Estado Islámico

Publicado 19/11/2019 16:58:32CET
Ashraf Ghani, presidente de Afganistán
Ashraf Ghani, presidente de Afganistán - -/SPA/dpa - Archivo

JALALABAD (AFGANISTÁN), 19 Nov. (Reuters/EP) -

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha manifestado que las fuerzas de seguridad del país han "arrasado" a una facción de Estado Islámico (EI), horas después de que se hubiera llevado a cabo un intercambio de prisioneros con los talibán, el otro frente que tiene abierto el Gobierno de Kabul.

Más de 600 combatientes de Estado Islámico junto con sus familias se han rendido al Gobierno afgano en las últimas semanas. Según fuentes oficiales, los ataques aéreos dirigidos por el Ejército y las fuerzas aliadas, acabaron por minar la moral de los terroristas, que finalmente optaron por rendirse.

"Nadie podría creer hace un año que nos alzaríamos a día de hoy para decir que hemos arrasado a Estado Islámico", ha manifestado Ghani frente a la plana mayor de sus oficiales en la ciudad de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, ha sido una de las más atacadas por el grupo terrorista el pasado año.

"Ahora, una vez que los militantes de Estado Islámico se han rendido, he pedido a las autoridades que traten a sus familias de la manera más humana posible", ha añadido el presidente afgano.

El Gobierno ha especificado que la mayoría de los terroristas que están bajo detención son de Pakistán, Tayikistán, Uzbekistán, Irán, Azerbaiyán, Kazajistán, y Maldivas.

Sin embargo, Zabihulá Muyahid, el portavoz oficial de los talibán, quienes han estado luchando tanto contra EI, como contra el Gobierno por el control del país, ha cuestionado las palabras de Ghani, a las cuales ha tildado de "absurdas".

"Kabul no ha tenido papel alguno en la derrota de Estado Islámico y el orgulloso pueblo de Nangarhar es testigo de ello", ha asegurado el portavoz de los talibán, quienes controlan gran parte de esta provincia situada en el este del país.

La provincia de Nangarhar, que comparte una larga y abrupta frontera con su vecina Pakistán, ha servido de fortaleza para el grupo terrorista, debido a las orografía del lugar.

El Gobierno ha vuelto a destacar la dificultad que conlleva combatir a estos grupos en regiones tan remotas y montañosas, plagadas de grupos de bandidos que ofrecen su apoyo a según que bando, dependiendo de las circunstancias.

Contador

Para leer más