El Gobierno de EEUU aprueba una nueva política para exportar 'drones' militares y civiles

Publicado 18/02/2015 11:29:34CET

WASHINGTON, 18 Feb. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Estados Unidos ha aprobado su nueva política para regular las exportaciones de 'drones' militares, incluidos los armados, y civiles y ha asegurado que empezará a trabajar con otros países para fijar estándares que regulen el empleo de este tipo de armamento.

El Departamento de Estado ha anunciado este cambio de política muy esperado por los fabricantes y ha asegurado que, a partir de ahora, permitirá la exportación de aeronaves militares estadounidenses aunque siempre bajo estrictas condiciones.

Entre las medidas destacan que las ventas solo se podrán realizar bajo la mediación y supervisión del Gobierno estadounidense y que las naciones receptoras tendrán que estar de acuerdo con ciertas "garantías del uso final" del 'drone'.

Pese a este cambio normativo, el Departamento de Estado se ha negado a hacer comentarios sobre la petición de Italia para añadir armas a los 'drones' Reaper o sobre la solicitud de Turquía para la compra de un avión armado, aunque si ha confirmado que se revisarán todas y cada una de las solicitudes a la luz de la nueva política.

Además, ha añadido que no existe una lista oficial de países a los que se podría exportar aeronaves no tripulados armados, por lo que todas las solicitudes se evaluarán caso por caso. "Al igual que con cualquier otra venta, las de los 'drones' continuarán siendo revisadas bajo los principios de los Derechos Humanos, el equilibrio de poder regional y otras condiciones", ha explicado un portavoz del Departamento.

Además, ha subrayado que Estados Unidos seguirá vigilando cuidadosamente el uso de cualquiera de los sistemas aéreos no tripulados que presenten y los que exporten en un futuro, al igual que lo hace en la actualidad con otro tipo de armas.

Las empresas fabricantes de aviones no tripulados llevan años pidiendo a Washington que suavice las políticas que regulan sus exportaciones con el argumento de que Israel y otros países ya han superado a las empresas estadounidenses en un mercado que crece de forma muy rápida y a nivel global.

"La nueva política asegura una adecuada participación de la industria estadounidense en el emergente mercado comercial de 'drones', lo que contribuirá a la salud de la base industrial de Estados Unidos y, por lo tanto, en la seguridad nacional que incluye la seguridad económica", ha explicado Departamento de Estado.

Para leer más