Publicado 16/01/2022 06:26

El Gobierno de Malí tilda de "ilegales" las sanciones de la CEDEAO

Archivo - El primer ministro transitorio de Malí, Choguel Kokalla Maiga. Photo: Nicolas Remene/Le Pictorium Agency via ZUMA/dpa
Archivo - El primer ministro transitorio de Malí, Choguel Kokalla Maiga. Photo: Nicolas Remene/Le Pictorium Agency via ZUMA/dpa - Nicolas Remene/Le Pictorium Agen / DPA - Archivo


MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de transición de Malí, Choguel Kokalla Maiga, tilda de "ilegales" las sanciones impuestas por la CEDEAO y por la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMOA), y ha asegurado que presentará una queja ante las instituciones africanas e internacionales.

El verdadero objetivo de las sanciones es "desestabilizar Malí" y "acabar" con "un pueblo que ya está sobre el terreno", ha aseverado el primer ministro en una entrevista emitida por la ORTM, la televisión estatal de Malí.

A su juicio "es Francia la que actúa", acusa a París de trabajar por la "desintegración" del Estado y reitera la intención de las autoridades de transición de releer los acuerdos de defensa considerados "desequilibrados".

En cuanto a la CEDEAO, su "error es reconducir todo a las elecciones", que "no son un fin en sí mismas", ha agregado Maiga.

Los líderes de la CEDEAO respaldaron el pasado 9 de enero las medidas aprobadas unas horas antes por la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMOA) por las que se congelan los activos malienses dentro del área del Banco Central de los Estados del África Occidental (BCEAO).

Asimismo, decretaron el cierre de las fronteras entre Malí y los estados miembro de la organización e imponer un embargo de mercancías que no afecta a suministros médicos y productos esenciales, al tiempo que acordó retirar a los embajadores en Malí de sus países miembro e impuso otras sanciones relacionadas con la ayuda financiera.

La decisión llegó después de que las autoridades propusieran extender la transición otros cinco años, si bien la CEDEAO --que ya anunció sanciones contra Malí en noviembre--, sospecha de los argumentos proporcionados por la junta. Los militares citan la persistente inseguridad en el país, plagado de violencia de todo tipo, y la necesidad de reformas constitucionales para garantizar la fiabilidad de los comicios.

El golpe de Estado de agosto de 2020 derrocó al entonces presidente, Ibrahim Boubacar Keita, tras semanas de manifestaciones por la crisis económica y el deterioro de la seguridad. La junta designó a un presidente y a un primer ministro de transición, si bien ambos fueron derribados en una segunda asonada en mayo de 2021 que elevó finalmente al líder de la misma, Assimi Goita, al cargo de presidente.

Si bien Goita prometió en un primer momento que mantendría los plazos, durante los últimos meses el nuevo primer ministro, Choguel Maiga, indicó en varias ocasiones que las elecciones podrían ser aplazadas, lo que provocó críticas de la CEDEAO y de diversos partidos políticos malienses.

En este sentido, una coalición de partidos políticos expresó el 2 de enero su rechazo al plan presentado por el Gobierno para extender el periodo de transición hasta los cinco años, que tildaron de "unilateral y poco razonable". Así, denunciaron que "prolonga la transición a un periodo acumulado de seis años y seis meses".

Más información