El Gobierno de Yemen pide a la ONU que "actúe con firmeza" para aplicar los acuerdos obtenidos en Suecia

Convoy de la ONU en Hodeida
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD - Archivo
Publicado 02/01/2019 19:50:43CET

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Yemen reconocido por la comunidad internacional ha reclamado este miércoles a Naciones Unidas que "actúe con firmeza" para lograr la aplicación de los acuerdos de Suecia sobre la retirada de los huthis de la localidad de Hodeida (oeste), según ha informado la cadena de televisión saudí Al Arabiya.

Precisamente, según la ONU, el Gobierno y los rebeldes huthis se reunirán de nuevo este martes para entregar al representante de la ONU un plan para reubicar a los combatientes fuera de Hodeida. Ambas partes pactaron un alto el fuego en sus conversaciones en diciembre en Suecia.

Hodeida, controlada por los rebeldes huthis es el principal puerto de entrada para la ayuda humanitaria y las importaciones. La ciudad fue objeto de una ofensiva por parte del Gobierno y la coalición que lidera Arabia Saudí desde hace varios meses.

La retirada de tropas también incluirá el puerto de Salif, usado para granos, y el de Ras Isa, usado para petróleo, los cuales se encuentran actualmente también en manos de los huthis.

Este fin de semana, el general Patrick Cammaert expresó su decepción porque no se abrió el corredor humanitario entre Hodeida y Saná como se acordó la semana pasada. El supervisor del acuerdo expresó a los huthis su "decepción" porque se haya perdido una oportunidad para fortalecer la confianza entre las partes.

Asimismo, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) denunció el lunes que la ayuda humanitaria que llega a Yemen está siendo "desviada" en la capital, Saná, y otras partes del país controladas por los los rebeldes, que con ello se la están "quitando de la boca a los yemeníes hambrientos" y exigió que se ponga fin de inmediato a esta práctica. Los huthis rechazaron las acusaciones.

Después de cinco años de guerra, los huthis controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudí y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre del Golfo en la peor crisis humanitaria del mundo. Según la ONU, unas 16.000 personas han muerto y el 80 por ciento de la población depende de la ayuda para sobrevivir.

Contador