Un grupo armado ataca una instalación hídrica y corta el suministro a Trípoli y las zonas centro y oeste de Libia

Publicado 20/05/2019 17:54:01CET
REUTERS / ESAM AL-FETORI - Archivo

El gobierno de unidad acusa a un grupo vinculado al mariscal de campo Jalifa Haftar

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Un grupo armado ha atacado la canalización del Gran Río Artificial en Shuairif, forzando a los trabajadores a cerrar las válvulas y cortar el suministro a la capital de Libia, Trípoli, y las regiones del centro y el oeste del país.

La autoridad que gestiona el Gran Río Artificial --un proyecto hídrico construido por Muamar Gadafi para suministrar agua a las zonas desérticas-- ha confirmado que habrá cortes de agua a partir de este mismo lunes.

En su comunicado, ha recalcado que "el Gran Río Artificial no tiene un sesgo hacia ninguna parte en el conflicto político y militar en Libia", según ha informado el diario local 'The Libya Observer'.

"Pedimos a los departamentos de seguridad y al Ejército que asuman la responsabilidad de garantizar la seguridad de las instalaciones hídricas para que todos los libios puedan tener garantizados sus recursos", ha agregado.

El Ministerio del Interior del gobierno con sede en Trípoli, reconocido internacionalmente, ha achacado el ataque a un grupo encabezado por Jalifa Hanaish, leal al mariscal de campo Jalifa Haftar.

Asimismo, ha resaltado que Hanaish intenta presionar a las autoridades para lograr la liberación de su hermano Mabruk Hanaish, arrestado por cargos de pertenencia a una organización ilegalizada.

El Ministerio ha manifestado que "no es el primer comportamiento de este tipo por parte de este grupo armado", antes de recordar que estuvo detrás del secuestro de un surcoreano y tres filipinos recientemente liberados.

El autoproclamado Ejército Nacional Libio, que encabeza Haftar --leal al gobierno asentado en el este del país--, lanzó el 3 de abril una ofensiva para limpiar de "terroristas" el oeste de Libia, donde se encuentra Trípoli, e inició su avance hacia la capital.

El gobierno de unidad lanzó por su parte una operación para repeler los avances de las fuerzas del mariscal de campo hacia la capital. La comunidad internacional ha condenado la ofensiva de Haftar y ha pedido el fin de los combates, que han dejado más de 450 muertos, según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para leer más