La guerra ha dejado 149.000 muertos en Afganistán y Pakistán desde 2001

Publicado 02/06/2015 18:25:22CET
Atentado en Kabul
REUTERS

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La guerra contra el terrorismo lanzada en 2001 a raíz de los atentados del 11-S en Estados Unidos ha dejado un total de 149.000 muertes directas en Afganistán y Pakistán, incluidos más de 47.700 civiles, según un estudio publicado este martes por el Instituto Watson para los Estudios Internacionales de la Universidad de Brown, en Estados Unidos.

El informe 'Muertes, heridos y desplazados relacionados con la guerra en Afganistán y Pakistán 2001-2014' ha sido realizado por el proyecto Costes de Guerra de este instituto y dirigido por Neta C. Crawford, codirectora del proyecto y profesora de Políticas de la Universidad de Boston.

Además de las muertes directas, entre las que figuran civiles, policías y miembros de las fuerzas de seguridad de los dos países, así como sus rivales, incluidos los talibán, el informe documenta 162.000 heridos de gravedad.

Asimismo, considera que los enfrentamientos, la violencia, el desplazamiento interno y la destrucción de servicios públicos también han ocasionado un número indeterminado de muertes indirectas por malnutrición, enfermedad y falta de acceso a atención, precisa el Instituto Watson en un comunicado.

La codirectora del proyecto y profesora de la Universidad Brown, Catherine Lutz, ha enmarcado el informe en "las significativas consecuencias humanas y financieras que las guerras tras el 11-S han tenido en Estados Unidos". "Este informe nos recuerda que los ciudadanos de Afganistán y Pakistán también han sufrido pérdidas irreparables", ha subrayado.

En el caso de Afganistán, según Crawford, 26.270 civiles han muerto desde el inicio de la guerra en 2001 y las víctimas se han incrementado a partir de 2007. Además, otros 29.900 civiles han resultado heridos, algunos de los cuales han tenido que ser amputados.

"No importa quién mata a los civiles afganos, lo que importa solo es que están muertos", ha subrayado Crawford, tras indicar que a partir de 2012 el número de civiles muertos en acciones de las fuerzas afganas e internacionales se han incrementado.

En el vecino Pakistán, el conflicto armado íntimamente relacionado, también ha dejado decenas de miles de muertos, incluidos al menos 21.500 civiles. En este caso, se contemplan los ataques por parte del Gobierno paquistaní contra los grupos islamistas, los bombardeos de 'drones' estadounidenses contra estos grupos, y los ataques de estas organizaciones contra el Gobierno y a menudo contra civiles.

"Los civiles en el noroeste de Pakistán y en todo el país caen víctimas a menudo de la violencia de todas las partes de la contienda", ha subrayado Crawford.

ATAQUES DE DRONES

Según el Instituto Watson, las estimaciones locales e internacionales de los muertos por los ataques de drones estadounidenses se sitúan en entre 1.900 y 3.800, de los que entre el 5 y el 73 por ciento son civiles.

"Lo que sí es seguro es que los ataques de drones perturban las vidas de la gente, destruyen infraestructuras y, como resultado, contribuyen al desplazamiento, la malnutrición y la enfermedad", ha incidido Crawford.

Así las cosas, la codirectora del proyecto ha considerado que "es importante que los gobernantes y el resto vean los efectos e implicaciones de estas guerras juntos, ya que están muy interconectadas".

El proyecto Costes de la Guerra se publicó por primera vez en 2011 y está elaborado por más de 30 economistas, antropológos, abogados, personal humanitario y expertos en ciencias políticas como primer análisis integral de una década de guerras en Afganistán, Irak y Pakistán. El objetivo es analizar las implicaciones en términos de víctimas humanas, costes económicos y libertades civiles.