Guinea Ec.- El embajador en Yaundé admite que Malabo ordenó capturar al "peligroso traficante" Cipriano Nguema Mba

Actualizado 27/10/2008 11:40:17 CET

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Guinea Ecuatorial en Yaundé, Florencio Elá Maye Mangue, ha admitido ante las autoridades camerunesas que Malabo ha ordenado la captura del refugiado ecuatoguineano Cipriano Nguema Mba, al que calificó de "peligroso traficante de gran calibre", según informó la agencia de noticias panafricana PANA.

El embajador respondió así a las explicaciones exigidas el pasado viernes por el ministro camerunés de Asuntos Exteriores, Henri Eyebe Ayissi, "respecto al secuestro de un refugiado político", según indicó ayer la agencia, que citó "fuentes solventes de Yaundé". La captura en Camerún y posterior traslado clandestino a Malabo ha generado, "desde hace algunas semanas, un crisis diplomática latente entre Camerún y su país vecino", según APA.

Ante el ministro, "Ela Maye Mangué negó que su representación hubiera secuestrado a un refugiado político, sino a un ciudadano de su país conocido por ser un peligroso traficante de gran calibre en la región de África Central", indicaron fuentes del Ministerio bajo anonimato a APA. El embajador, durante la audiencia --que duró 45 minutos-- destacó que su país y Camerún no están ligados por ningún protocolo en materia de detención o traslado de personas consideradas peligrosas por una u otra parte.

Cipriano Nguema Mba, antiguo teniente coronel del Ejército ecuatoguineano y sobrino del presidente de su país, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, había sido reconocido como refugiado por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y actualmente residía en Camerún. Fuentes oficiales camerunesas aseguraron que se había registrado en la oficina del ACNUR después de huir de su país en 2003.

En torno al 8 de octubre fue arrestado ilegalmente por dos agentes de la Policía camerunesa y fue entregado a agentes de seguridad de la Embajada de Guinea Ecuatorial en la capital camerunesa, Yaundé, según denunció Amnistía Internacional. El portavoz de la Presidencia de Guinea Ecuatorial, Miguel Oyono, aseguró a Europa Press el mismo 8 de octubre que no tenía "ninguna información" sobre este asunto.

Según APA, el agente Ndam Ibrahim y su primo, el "guardia de la paz" Ndam Hamidou, habían actuado a cambio de una recompensa de 15 millones de francos CFA (casi 23.000 euros). Los dos agentes han sido acusados por las autoridades de su país de "connivencia con un servicio de información extranjero" y "detención irregular de un refugiado" y el propio presidente de Camerún, Paul Biya, les suspendió de sus funciones por un periodo de tres meses el pasado 17 de octubre.

Después de su detención, según fuentes citadas por Amnistía Internacional, fue trasladado a Guinea Ecuatorial y conducido a la prisión de Black Beach, "donde permanece recluido en régimen de incomunicación". "Las autoridades ecuatoguineanas no han confirmado su paradero ni han reconocido que esté detenido, lo cual suscita el temor de que Cipriano Nguema Mba haya sido sometido a desaparición forzada", alertó Amnistía.

SOBRINO DE OBIANG

Cipriano Nguema Mbá es un antiguo teniente coronel de las Fuerzas Armadas que llegó a integrar el tribunal militar que juzgó y condenó a graves penas en 2002 al líder de Fuerza Demócrata Republicana (FDR), Felipe Ondó Obiang, y a toda la cúpula directiva de esta formación ilegal por su presunta participación en un intento de golpe de Estado. El juicio fue calificado de "farsa" por observadores internacionales y organizaciones de Derechos Humanos.

En octubre de 2003 fue acusado de conspirar contra el Gobierno y en noviembre de ese año, en su calidad de "habilitado" (encargado de las finanzas), Nguema Mba presuntamente se fugó del país con alrededor de 300 millones de francos CFA (casi 460.000 millones de euros) que iban destinados a la paga de Navidad de las guarniciones militares de Río Muni. Desde el exilio, según fuentes de la oposición, se dedicó a conspirar contra su tío para apartarlo del poder.

En principio huyó a Camerún y en abril de 2004 entró en España. Cuando aún estaba en Camerún, en marzo, fue condenado 'in absentia' por un tribunal de Bata (capital de Río Muni) por su supuesta implicación en un intento de golpe de Estado junto a otro centenar de personas, en su mayoría militares del régimen caídos en desgracia.

El juicio había sido celebrado un mes antes en secreto y, según Amnistía, muchos miembros de su familia y personas con las que estaba estrechamente vinculado fueron procesados por los mismos cargos y condenados a "penas de prisión prolongadas". "La mayoría habían sido sometidos a tortura durante la detención previa al juicio", según AI.

En octubre de 2005, el fiscal del Tribunal Militar de Bata pidió la pena de muerte para él y para otros cinco acusados --de un total de 68 procesados-- de un nuevo intento de golpe de Estado que supuestamente estaba previsto para el 12 de octubre de 2004 y que lideraba el propio Cipriano Nguema Mbá. El ex militar estaba refugiado en España en las fechas del posible golpe de Estado y en Reino Unido cuando fue juzgado en rebeldía. Finalmente fue condenado a 30 años de cárcel.