Publicado 22/04/2016 23:53CET

HRW urge a Tusk y Merkel a visitar en Turquía a los refugiados "deportados de forma abusiva"

Inmigrantes y refugiados en el centro de internamiento de Moria, en Lesbos
GIORGOS MOUTAFIS / REUTERS

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

Human Rights Watch (HRW) ha urgido al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y a la canciller alemana, Angela Merkel, a visitar a los refugiados que han sido "deportados de forma abusiva" durante su estancia de este sábado en Turquía.

"En lugar de hacer un tour por un campo de refugiados saneado, los líderes europeos deberían mirar por encima del nuevo muro de la frontera de Turquía para ver a las decenas de miles de refugiados sirios cansados de la guerra que están bloqueados al otro lado", ha dicho la 'número dos' de HRW para Europa y Asia Central, Judith Sunderland.

"Después deberían ir al centro de detención para las personas que han sido deportadas de forma abusiva desde Grecia, lo que les debería llevar a reflexionar sobre los fallos del acuerdo de la Unión Europea con Turquía", ha añadido en un comunicado.

Por su parte, Amnistía Internacional ha instado a Tusk y Merkel a volver de Turquía "no con fotos de sonrisas, sino con garantías sólidas" de que las autoridades del país "van a dejar de mandar de vuelta a los refugiados y a empezar a aplicar las leyes de asilo".

"No hay sesión de fotos que pueda ocultar los graves fallos del acuerdo UE-Turquía", ha denunciado AI, en un comunicado en el que asegura tener documentos que prueban que se ha negado con disparos a refugiados en la frontera turca con Siria.

"Los líderes europeos deben comprobar la realidad. Turquía no es un país seguro donde retornar refugiados. Los líderes de la UE deben dejar de ignorar su obligación de recibir a los refugiados que no pueden encontrar protección en otro lugar", ha insistido John Dalhuisen, director de AI para Europa y Asia Central.

VIAJE A TURQUÍA

Tusk y Merkel viajan este sábado a Turquía para escenificar su apoyo al acuerdo para frenar el paso de refugiados a la UE, frente a las críticas de organizaciones humanitarias y las presiones de Ankara para adelantar el fin de los visados y el desembolso de fondos.

Llegarán por la tarde a la región de Gaziantep, en el sureste del país, cerca de la frontera con Siria, y está previsto que acudan a un campamento de refugiados y visiten un centro de protección de la infancia, además de participar en la inauguración de uno de los proyectos financiados con fondos europeos.

Los representantes europeos, que estarán también acompañados por el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, se reunirán con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

El objetivo del viaje es hacer balance de la puesta en marcha del acuerdo UE-Turquía, en base al cual todos los inmigrantes llegados a Grecia de manera irregular, incluidos los refugiados sirios, serán deportados a Turquía.