Publicado 27/08/2015 07:26CET

Impiden el retorno al país del exjefe militar guineano Camara desde su exilio en Burkina Faso

Moussa Dadis Camara exjefe militar acusado de matar a 156 personas
LUC GNAGO / REUTERS

MADRID, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El exjefe militar de Guinea Moussa Dadis Camara intentó regresar el martes al país desde su exilio en Burkina Faso, si bien el vuelo comercial en el que viajaba no recibió permiso para aterrizar en Costa de Marfil, donde iba a hacer escala, y tuvo que dirigirse a Ghana.

Papa Koly Kourouma, ministro del Gobierno de Alpha Condé y tío de Camara, ha manifestado que el exlíder militar "deseaba regresar a Conakry", resaltando que las autoridades aéreas costamarfileñas "no autorizaron el aterrizaje en Abiyán".

"En estos momentos el avión está en (la capital de Ghana) Accra y los pasajeros que debían aterrizar en Abiyán han tenido que llegar a través de otras vías", ha dicho, según ha informado la emisora Radio France Internationale.

El abogado de Camara, Jean-Baptiste Haba, ha confirmado lo ocurrido, resaltando que "el avión casi había terrizado cuando el piloto comunicó que las autoridades costamarfileñas había desautorizado el aterrizaje, que fue desviado a Accra".

"Cuando llegamos a Ghana, la Policía entró en el avión e hizo que todos los pasajeros descendieran a excepción de Camara y sus ayudantes. El avión nos llevó de vuelta a Uagadugú", ha relatado, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

Por ello, Haba ha acusado a las autoridades de Ghana y Costa de Marfil de ser cómplices, junto a Guinea, de evitar el libre movimiento de un ciudadano de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), lo que ha descrito como "ilegal".

"Están evitando que vuelva (a Guinea) hasta septiembre, cuando finaliza el plazo para que los candidatos entreguen sus papeles para presentarse a las elecciones", ha remachado. Por su parte, Guinea ha rechazado cualquier responsabilidad en lo ocurrido.

Las autoridades de Guinea imputaron en julio al exjefe militar por la masacre de 157 personas en el interior de un estadio de la capital en 2009, poniendo en duda su participación en las presidenciales previstas para el 11 de octubre.

Camara presidió el país durante casi un año tras dar un golpe de Estado en 2008 y sigue contando con una importante popularidad en su región nativa, Forest, ubicada en el sureste del país.

Sin embargo, su reputación se vio afectada por la citada masacre de opositores que rechazaban su candidatura a las elecciones presidenciales en 2010. Varias organizaciones no gubernamentales y testigos afirman que al menos cien mujeres fueron violadas.

Camara fue imputado en Burkina Faso, donde ha residido desde que se exilió tras abandonar la Presidencia. En 2009 sufrió un intento de asesinato a manos del jefe de la guardia presidencial, quien iba a ser acusado de ser responsable de la citada matanza.