Actualizado 22/04/2010 10:28 CET

Un informe de inteligencia sostiene que submarinos norcoreanos hundieron el buque de guerra surcoreano

SEÚL, 22 Abr. (Reuters/EP) -

El Ejército surcoreano cree que la causa del hundimiento el pasado 26 de marzo de una de sus corbetas en aguas fronterizas con Corea del Norte, y en el que murieron 46 marineros, fue un torpedo lanzado por un submarino norcoreano, según un informe de Inteligencia elaborado conjuntamente con Estados Unidos, del que ha tenido conocimiento la agencia Yonhap.

El documento, que señala que existió "cierta" implicación de Pyongyang en el incidente, fue enviado al presidente del país, Lee Myung Bak, poco después de que se hundiera el buque, según un alto mando militar citado por Yonhap.

Sin embargo, no se ha conocido la existencia de dicho informe hasta ahora, lo que podría suponer un problema para el presidente surcoreano, que ha recibido muchas críticas por el manejo de este incidente militar, el más sangriento registrado en la zona desde el conflicto armado que enfrentó a las dos Coreas entre los años 1950 y 1953.

"Todos los submarinos norcoreanos están armados con torpedos de 200 kilos", afirmó la fuente militar antes citada. "Las conclusiones de la Inteligencia militar apuntan a que Corea del Norte realizó un ataque con un torpedo pesado", añadió.

"La Inteligencia militar elaboró un informe para la Casa Azul (la residencia del presidente de Corea del Sur) y el Ministerio de Defensa inmediatamente después del hundimiento de (la corbeta) Chenoan en el que se daba cuenta de la implicación de Corea del Norte", afirmó el alto mando militar.

Según este informe conjunto entre Washington y Seúl, el origen de este supuesto ataque podría encontrarse en el intento de infiltración de submarinos norcoreanos en aguas de Corea del Sur camuflándose entre los pesqueros chinos que suelen navegar en la zona.

Por otro lado, la mayoría de analistas sostienen que no es mucho lo que podría hacer Seúl en caso de que se pruebe la implicación de Corea del Norte en el hundimiento, debido a que una respuesta militar amenazaría la incipiente recuperación de la economía surcoreana y reforzaría en el poder al líder norcoreano, Kim Jong Il.

Es país, además, ha negado tener nada que ver con el hundimiento del buque, y ha acusado a Lee de valerse de este incidente con fines electoralistas de cara a los próximos comicios que se celebrarán en Corea del Sur en junio.